Un divorcio millonario para Ecclestone

  • Después de 24 años de matrimonio, el magnate de la Fórmula 1 se enfrenta a una de las separaciones más caras de la historia

Todo tiene su cara y su cruz. Mientras que hace unos meses el jefe de la escudería Renault, Flavio Briatore, sorprendía al mundo del deporte con una boda por todo lo alto, ahora es Bernie Ecclestone quien se sitúa en el otro lado de la balanza.

El mismo fin de semana en que Lewis Hamilton conquistó el Mundial en Sao Paulo, Slavica ha abandonado el domicilio conyugal que la pareja posee en el barrio londinense de Chelsea.

Según informa el diario The Independent, la todavía esposa del patrón de la Fórmula 1 está viviendo ahora en un apartamento al lado del Támesis, que pertenece al novio de su hija Petra.

De esta manera se inicia uno de los procesos de divorcios más caros de la historia, ya que se calcula que la fortuna de Ecclestone ronda los 2.900 millones de euros. Estas cifras lo sitúan en la octava posición de la lista de los hombres más ricos de Reino Unido y, aunque la pareja ha evitado hacer ostentación de su cuenta bancaria, solamente con la venta de su anterior domicilio registraron un aumento en sus ingresos de 70 millones de libras, que es el precio más alto que se ha pagado en Inglaterra por la adquisición de una vivienda.

El magnate debe estar echándose las manos a la cabeza en este preciso instante ya que, la mayor parte del capital que se le atribuye, está depositado en un fondo off-shore controlado directamente por su mujer, Slavica Ecclestone.

Sin embargo, Bernard ha querido quitarle hierro al asunto y ha declarado que la ausencia de su esposa en la casa que ambos compartían se debe a que "no aguanta el ruido de las obras de la casa de al lado". Aún así, la prensa se le ha echado encima y los periodistas de medios como Evening Standard y Daily Mail no han dudado en preguntarle si ha tenido noticias del abogado de Slavica. En este sentido, Ecclestone ha respondido que ignora los planes de su propia mujer: "No sé si quiere el divorcio o no". En cualquier caso, esta historia tiene visos de convertirse en un polémico litigio. Puede que este sea el primer 'negocio' que le sale mal al multimillonario, quien pondría en juego su el yate, el jet privado y el hotel que posee en la localidad suiza de Gstaad, tras 24 años de matrimonio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios