"Lo que más me enorgullece de todo es la familia que tengo"

Es una de las mayores divas de la música actual española. Una mujer que ha sabido crear un personaje del que, poco a poco, vamos descubriendo matices como los que muestra en su nueva producción. Dotada de una poderosa voz, la cantante ha regresado para ello al país que, hace quince años, la acogió con los brazos abiertos y le dio sus primeros éxitos. Allí, en México, realizó la grabación de un concierto que nos ofrece a la Mónica Naranjo más teatral y, a la vez, más clásica. .

-Trabajar con este tipo de arreglos orquestales, ¿la desnuda más ante los espectadores?

-Por supuesto. Actuar en teatro es ya de por sí desnudarte, algo más arriesgado, precisa de más horas de ensayos, de una disciplina mayor… Hay que matizar cada momento, cada minuto.

-¿Pero prefiere una orquesta sinfónica a una banda de rock?

-Sí. Resulta más gratificante. Disfrutas tanto con los gestos, con sentirlo…

-Además ha supuesto el regreso a la tierra que la vio nacer como artista. ¿Se siente muy diferente a la chica con el pelo de dos colores que conquistó tierras aztecas?

-Me fui allí con 19 años y, en la actualidad, tengo 35 así que, imagínate… Vas ganando y vas perdiendo. Soy una persona distinta. Cosas que me parecían espantosas ahora me horrorizan y al revés. Son contradicciones que hacen atractiva la edad. Antes buscaba el perfeccionismo y ahora disfruto.

-Parece que comienza aquí una etapa nueva…

-Cada producción es el principio de una. Nunca sabes qué puede depararte el destino. Presumo de haber encontrado mi lugar aunque tampoco seré toda mi trayectoria una clásica.

-¿Deduzco que tiene ya en su cabeza lo próximo?

- Siempre está pensado.

-¿Y no puede avanzar algo?

- Para nada (risas).

-Pero su carrera la dirige usted, ¿verdad?

-Los tiempos y los limites los marco yo. Esto no es lo de hace un tiempo cuando pasaba nueve meses fuera de casa. Ajusto mejor cada promoción y viajo para los conciertos pero siempre vuelvo a mi hogar.

-¿No tiene Mónica Naranjo la sensación de que ha tocado techo? Más no se puede triunfar…

-Es que siento que tengo mucho que aprender. Curioso, ¿verdad? Me quedan bastantes proyectos por emprender. Soy muy ignorante y, lo que me hace seguir con ilusión, es que quiero saber más, no quedarme con interrogantes. El día que pierda la curiosidad, volveré a autoexiliarme. Por egocentrismo, aunque se pueda, no se debe estar aquí.

-¿Se siente comprendida?

-No pero, ¿qué importa? Yo sí me entiendo y, como con quien tengo que convivir es conmigo, es bastante. Quien se tiene que gustar es uno mismo.

-Sí parece que, conforme ha ido evolucionando, hemos conocido más de su lado más humano. ¿Está de acuerdo?

-No creo que haya hecho nunca hincapié en algo íntimo. ¿Que estoy casada? ¿Que tengo un hijo? A lo mejor antes estos seres no existían. No obstante, nunca he ido más allá de eso. Lo que más me enorgullece de todo es ver la familia que tengo. No salgo de ahí.

-¿Se ha planteado qué sería de usted si le fallara la voz?

-Seguir adelante. ¿Qué podría hacer si no? Continuar siendo feliz. No se acabaría el mundo. Todo pasa por alguna razón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios