El Consorcio Español del Jamón, sinónimo de calidad y buen hacer

  • La empresa produce anualmente alrededor de 30.000 piezas que distribuye en España y el extranjero · Sus productos tienen un tratamiento personalizado, lo que permite ofrecer piezas más dulces en su punto de sal

La actividad es frenética en las instalaciones de la empresa Consorcio Español del Jamón, Cortijo de Canata. Sus cinco trabajadores se enfrentan a unos días de intenso trabajo, etiquetando y envasando sus excelentes productos, para hacer frente a la demanda de pedidos que aumentan de cara a la Navidad, en el que son muchos los que buscan calidad, tradición y sabor para poner sobre su mesa, sin olvidar un trato personalizado como el que ofrece a sus clientes esta firma almeriense.

"Diciembre, aunque con la crisis las ventas han caído notablemente, sobre todo por la reducción de los regalos de empresa, sigue siendo el mes más fuerte para nuestro sector", explica Francisco Rodríguez, director de esta pequeña empresa con sede en Serón.

El Consorcio Español del Jamón, con sede en Serón (municipio con una importante industria cárnica), se puso en marcha en 2006, lo que la convierte en la firma del sector jamonero más joven de la comarca del Valle del Almanzora.

Aunque tan solo han pasado tres años desde la apertura de esta empresa, su propietario ha dado los pasos oportunos para constituir una empresa que ya comercializa sus productos en el exterior. Desde Italia o Bélgica hasta Japón, pasando por Nueva Zelanda.

"Las ventas internacionales hoy por hoy representan el 25% del total de la producción", aclara Francisco Rodríguez. Entre las pretensiones de esta empresa es que esta cifra alcance a medio plazo el 50%, sin que disminuya el 75% que suponen la distribución a nivel nacional, según declara su director.

Esta firma almeriense tiene una producción de unos 25.000 o 30.000 piezas al año. Jamones y paletas que "se caracterizan por ser más dulces que productos similares gracias a los exhaustivos controles y el tratamiento personalizado que recibe cada uno de los productos".

En este sentido, Francisco Rodríguez explica que en el momento del salado, y una vez que la pieza ha sido identificada con sus características (peso y grasa), los jamones y paletas reciben la cantidad de sal acorde a sus propiedades.

El Consorcio Español del Jamón produce sus excelentes jamones en unas modernas instalaciones, que cuentan con una superficie aproximada de unos 1.000 metros cuadrados y que están perfectamente acondicionadas para el secado de sus productos.

"El secado y curación de nuestros jamones se desarrolla de manera natural en nuestros secaderos y bodegas sin que en ninguna de estas fases del proceso de elaboración intercedan cámaras frigoríficas", aclara Rodríguez.

Aquí se debe resaltar que en el secado natural de los productos juega un papel destacado la especial climatología de Serón, que se encuentra al pie de la Sierra de Los Filabres, al norte de la provincia de Almería, con climafrío en invierno y muy caluroso en verano, aunque con noches frescas.

El Consorcio Español del Jamón ofrece al consumidor un amplio catálogo de productos que suelen sorprender al paladar por su calidad y excelente sabor. Dentro de la lista de productos se incluye el jamón serrano, que representa el 80% de la producción.

El 20% restante de la distribución corresponde a otros productos, entre los que destaca el jamón duroc. Se trata de un artículo pionero en esta zona de gran tradición jamonera que debe su nombre a la raza del cerdo que lleva esta denominación.

Jamón ibérico, paletillas y deshuesado se suman al catálogo de productos de esta empresa que cuentan con dos sellos de calidad. Por un lado, el distintivo Calidad Certificada y, por otro, con la referencia para el Desarrollo de la Calidad en el Sector de Alimentación y Bebidas español, Certifood.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios