jazz

El sabio maridaje de Solal y Liebman

  • El pianista y el saxofonista firman un brillante álbum de 'standards' en vivo

El pianista francés Martial Solal (Argel, 1927) y el saxofonista estadounidense Dave Liebman (Nueva York, 1946). El pianista francés Martial Solal (Argel, 1927) y el saxofonista estadounidense Dave Liebman (Nueva York, 1946).

El pianista francés Martial Solal (Argel, 1927) y el saxofonista estadounidense Dave Liebman (Nueva York, 1946). / luis serrano

Ya se sabe que en música uno más uno no siempre suman dos. Y en jazz aún menos, habituados como estamos a frotarnos las manos ante la confluencia de talentos reunidos para una grabación o concierto que, a la postre, no son capaces de rozar las expectativas creadas. Eso sí, cuando la suma de los factores se armoniza y concuerda a la perfección con el producto, el jazz es capaz de proporcionar insólitos momentos de magia e inspiración, impulsados por una combinación de libreto y espontaneidad.

Los veteranos Martial Solal y Dave Liebman personifican dos realidades distintas de la colosal crónica jazzística, procedentes de diferentes generaciones y países. A sus 90 años, el pianista francés encarna, todavía hoy, la plena validez de un modelo capaz de congregar tradición y modernidad bajo un prisma único y lúcido, regado a lo largo de una envidiable trayectoria nunca sometida a su pasado. Una leyenda. Diecinueve años más joven, el saxofonista estadounidense ha reivindicado su nombre tanto de la mano de colaboraciones con gigantes de la dimensión histórica de Miles Davis como a través de una dilatada y valiosa semblanza propia, rematada por una encomiable faceta docente.

El disco proporciona insólitos momentos de magia, inspiración y espontaneidad

Quiso el destino que entre los antiguos alumnos de Liebman se encontrará el también saxofonista Jean-Charles Richard y que su mujer fuese nada más y nada menos que la hija de Solal. Una cordial cena actuó de chispa para que el músico nacido en Argel -conocedor de las numerosas y productivas grabaciones a dúo de Liebman con el pianista Richie Beirach, realizadas a lo largo y ancho de varias décadas- propusiera al estadounidense un encuentro musical.

Después de fijar las bases de su asociación en algunos conciertos durante el año 2016, el Jazz & Wine Festival -en activo desde 2006 y ubicado en diferentes enclaves vinícolas de la zona de Burdeos- brindó la oportunidad de inmortalizar la cita: el 4 de agosto de 2016 Martial Solal y los saxos tenor y soprano de Dave Liebman se presentaron ante el público en la prestigiosa bodega francesa Château Guiraud, dispuestos a hacerse responsables de un jugoso maridaje. Y un código común, el standard, se encargó de fijar la ruta de un diálogo a dos bandas, inédito hasta entonces en grabaciones, por el que desfilaron All The Things You Are, Night and Day, Solar, What Is This Thing Called Love, On Green Dolphin Street y Lover Man a modo de incontestable representación del canon jazzístico.

Antes que someterse a las exigencias y rigores de la partitura, el dúo se sumergió en una abierta narración de sus referencias y experiencias, deconstruyendo por momentos los patrones y llevándolos en otros a capítulos de impredecible desarrollo. Tan seductor panorama puso de manifiesto la atemporalidad de intérpretes y repertorio, así como el aliento de unos discursos en absoluto acomodados ni erosionados por el paso del tiempo. Aquella noche volvió a quedar claro que el jazz sigue sin someterse a la dictadura de las edades y hoy podemos constatarlo en este Masters in Bordeaux que recoge en su plenitud una esplendorosa reunión de sabios, tan significativa para sus ilustres protagonistas como imperecedera para aficionados y curiosos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios