Mejora sustancial

El número de linces ibéricos en libertad asciende a 223 en Andalucía

  • Este dato supone un nuevo máximo en la historia reciente de este felino, el más amenazado del planeta. Además del incremento total de la población, es reseñable la mejora sustancial experimentada por los dos núcleos principales existentes en Andalucía, en Doñana y Sierra Morena, donde se han registrado unas poblaciones de 63 y 160 ejemplares respectivamente.

Comentarios 2

Así lo aseguró en la localidad portuguesa de Silves la consejera de Medio Ambiente, Cinta Castillo, quien ha informado de los resultados de los censos durante el acto de entrega de los dos últimos linces incluidos en el Protocolo de Cesión suscrito con Portugal, que ha propiciado la llegada de 16 ejemplares al país vecino.

Esto supone también en ambos casos un máximo desde que se iniciasen los censos en 2002, algo que viene acompañado de otras buenas noticias como la confirmación del crecimiento homogéneo de las poblaciones o la conexión de núcleos dispersos dentro de una misma zona. Además, aún no se descarta que pueda aparecer alguna hembra con más cachorros, por lo que los datos se consideran aún provisionales.

Poniendo como referencia el seguimiento realizado en el año 2004, son importantes los datos registrados en Sierra Morena, donde se ha producido un incremento superior al 100 por cien en el número total de linces (de 78 a los actuales 160), del 74 por ciento en la cifra de hembras territoriales (de 23 a 40), y del 55 por ciento en el número de cachorros (de 31 a los actuales 48). Además, la población del río Yeguas y la del río Jándula, antes aisladas, han entrado recientemente en contacto gracias a las actuaciones llevadas a cabo por la Consejería de Medio Ambiente para la mejora de hábitats y el incremento de conejos, principal especie presa del lince. 

En cuanto al espacio natural de Doñana, el incremento poblacional del 50 por ciento respecto al mencionado año 2004 (de 42 a 63 linces) es casi tan sobresaliente como el incremento del 90 por ciento en el número de cachorros (de 11 a 21 actualmente) y del 23 por ciento en la cantidad de hembras territoriales contabilizadas (de 13 han ascendido a un total de 16).

Cesión de linces a Portugal

Cinta Castillo ha hecho públicas estas cifras en Silves, donde ‘Calabacín’ y ‘Eón’ se han convertido en los dos últimos ejemplares de lince ibérico procedentes de Andalucía en llegar al centro de cría en cautividad ubicado en esta localidad portuguesa. Con éstos se completan los 16 felinos contemplados en el Protocolo de Cesión suscrito entre el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino de España y el Ministerio de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y de Desarrollo Regional de Portugal, cuyo objetivo es poner en marcha en el país vecino un programa de cría similar al andaluz y proporcionar ejemplares para futuras reintroducciones en el medio natural.

Los linces trasladados son dos nuevos machos, con lo que el balance final de sexos resulta favorable a éstos, con 11 machos y 5 hembras. ‘Calabacín’, nacido en Sierra Morena en 2005, se convierte en uno de los linces de más edad entregado por la Consejería de Medio Ambiente, mientras que ‘Eón’ es un macho subadulto nacido en cautividad en 2008. La cesión de todos los ejemplares se ha completado sin contratiempos en algo más de un mes, el período transcurrido desde que el 26 de octubre la hembra ‘Azahar’ se convirtiese en el primer lince en nutrir las instalaciones del nuevo centro de cría de Silves.

Todos los linces descienden genéticamente de Sierra Morena (nueve ejemplares) y Doñana (otros siete), las cuales constituyen a día de hoy las dos únicas poblaciones viables existentes en la Península Ibérica. Las buenas cifras de cría en libertad anunciadas por la consejera aseguran que la extracción de linces no cause perjuicios a dichas poblaciones; no obstante, Castillo ha recordado que tan sólo cuatro de los ejemplares han nacido en libertad y el resto proceden de los centros de cría andaluces.

Los ejemplares han sido seleccionados siguiendo criterios de adecuación genética con la intención de que su reproducción proporcione ejemplares óptimos para llevar a cabo reintroducciones en el medio, actuación que supone el objetivo final de esta pionera iniciativa conjunta de conservación. Por el momento, los linces trasladados evolucionan positivamente dentro de la fase inicial de adaptación a su nuevo hogar, pero la intención de las autoridades portuguesas es contar en un periodo de tres años con una población suficiente para abordar las reintroducciones.

Por otra parte, en Andalucía ya se han acondicionado dos antiguas zonas de asentamiento de la especie: los entornos de los ríos Guadalmellato (Córdoba) y Guarrizas (Jaén), para llevar a cabo las primeras sueltas este mismo año de forma experimental, por lo que la selección del espacio natural más idóneo dentro de territorio portugués se llevará a cabo con la ayuda de los técnicos y expertos andaluces. Éste es uno de los términos acordados dentro del protocolo firmado el pasado mes de julio, en el cual la Consejería de Medio Ambiente no se limita a ceder los ejemplares sino que se ha comprometido a desarrollar diversas tareas de asesoramiento para favorecer que esta experiencia permita la obtención de resultados positivos en favor de este felino.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios