Activistas prorrusos asaltan sedes del Gobierno en el este de Ucrania

  • Los manifestantes ocuparon varias instituciones estatales en las ciudades de Donetsk, Lugansk y Jarkov en protesta contra la gestión de las nuevas autoridades de Kiev

Manifestantes prorrusos asaltaron ayer las sedes de varias instituciones estatales en el este de Ucrania en protesta contra la gestión de las nuevas autoridades que derrocaron en febrero al presidente Viktor Yanukovich.

Un grupo de activistas irrumpieron en la sede de la administración de la región de Donetsk izando banderas rusas sobre el edificio y colocando carteles del movimiento separatista República de Donetsk.

Según la prensa local, centenares de manifestantes rodearon el edificio coreando gritos "¡Crimea! ¡Rusia! ¡Donbass! (región minera de sureste de Ucrania)", mientras la Policía trajo a la zona un cañón de agua.

Los separatistas exigieron por megafonía convocar una sesión extraordinaria de la administración local a fin de celebrar un referéndum para la adhesión de la región de Donetsk a Rusia. De lo contrario, amenazaron con disolver a la administración y elegir a nuevos diputados que representen a todos los sectores políticos de la región.

El asalto de la sede de administración, tercero en lo que va de mes, se produjo después de una manifestación prorrusa en la región, tierra natal de Yanukovich.

Según algunos testimonios, la Policía hizo un pasillo a los activistas, cediendo ante sus presiones, para permitir que accedieran de forma ordenada al edificio.

Tras la ocupación de la administración, las autoridades abrieron una causa penal. "Hemos iniciado la investigación sobre los desórdenes públicos. Se están determinando los participantes más activos y los autores del asalto", señaló un comunicado de la Fiscalía de la región de Donetsk, recogido por medios locales.

Paralelamente, en la ciudad de Lugansk (este de Ucrania), un grupo de activistas prorrusos tomaron la sede del Servicio de Seguridad de Ucrania. Los activistas, muchos de ellos enmascarados, exigieron la liberación de seis compañeros, entre ellos, el activista Alexander Jaritonov, detenido por participar en las protestas contra las nuevas autoridades.

En las negociaciones con los manifestantes participó el gobernador de la región, Mijail Bolotskij, y el jefe de la Policía local, Vladimir Guslavski, quien se desplazó a la prisión donde estaban reclutados los activistas y les liberó -aparentemente sin la pertinente decisión judicial- para entregarlos a sus partidarios bajo innumerables gritos de alegría y aplausos.

Sin embargo, como resultado de los enfrentamientos de Lugansk dos personas resultaron heridas: una mujer fue hospitalizada con contusiones en la cabeza y un agente fue llevado del edificio en camilla a una ambulancia, como se pudo apreciar en algunas imágenes en internet.

Además, en la ciudad de Jarkov (noreste), se registraron enfrentamientos locales entre los simpatizantes con las nuevas autoridades y las fuerzas prorrusas.

Según los testimonios, centenares de separatistas enfurecidos atacaron a un grupo de los partidarios del Maidan, como es conocido el principal escenario de la reciente revolución ucraniana.

Ésta no es la primera vez que activistas prorrusos asaltan sedes de instituciones estatales en Donetsk y otras ciudades en el este de Ucrania, donde aún son fuertes los ánimos prorrusos, razón que infunde temores a las autoridades ucranianas sobre la posibilidad de la repetición del escenario de Crimea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios