Ashton se defiende de las críticas por su inexperiencia

  • La nueva 'superministra' de Exteriores de la Unión Europea supera su primera prueba ante el Parlamento Europeo

La nueva jefa de la diplomacia comunitaria, Catherine Ashton, pasó ayer su primera prueba ante el Parlamento Europeo en una comparecencia en la que se defendió de las numerosas críticas por su falta de experiencia y en la que pidió tiempo para opinar sobre algunos asuntos espinosos.

"Creo que cuento con las aptitudes necesarias para este cargo", respondió Ashton a los eurodiputados, que criticaron su escaso bagaje en el ámbito internacional.

La nueva Alta Representante para la Política Exterior de la UE recordó a los parlamentarios que ha sido la elegida por los 27 jefes de Estado y de Gobierno y que desempeñará su cargo "lo mejor posible". Ashton no negó su poca trayectoria internacional y la "sorpresa" que supuso su nombramiento, pero insistió en que tiene la "preparación necesaria" y recordó que cuenta con "28 años de experiencia negociando y construyendo consenso".

La mayoría de los ataques en este sentido llegaron desde las filas de los partidos conservadores británicos, que también le preguntaron sobre su pasado en una organización antinuclear del Reino Unido acusada de haberse financiado con fondos soviéticos en los 80.

La ex comisaria europea de Comercio cosechó los primeros aplausos del hemiciclo en sus ágiles respuestas a esas cuestiones.

En su segundo día en el cargo, Ashton se sometió durante dos horas a las preguntas de los eurodiputados, que en enero deberán respaldar su nombramiento junto al resto de la Comisión Europea, de la que será vicepresidenta.

La sucesora de Javier Solana se comprometió ayer a impulsar una "voz clara" de los Veintisiete y a defender sus valores en el mundo. Ashton dejó claro además que no será "una extensión del Gobierno británico", sino que trabajará por Europa, ante las preocupaciones de algunos diputados por el hecho de que la máxima responsable de Exteriores comunitaria proceda de un país tradicionalmente contrario a la acción común europea en este ámbito.

También insistió en que buscará "puntos de consenso" entre los 27, siempre con el "máximo común denominador", y garantizó el protagonismo de los estados más pequeños y su papel en el nuevo servicio de acción exterior, el cuerpo diplomático de la UE que se crea con el nuevo Tratado y en el que trabajarán funcionarios de la Comisión Europea, del Consejo y de los países.

Preguntada por asuntos concretos, Ashton no quiso dar respuestas detalladas en varios de ellos, como las elecciones hondureñas, la relación con Cuba o la situación en Somalia, y pidió tiempo para conocer las opiniones de los estados miembros y los expertos.

Sí fue más clara en otros casos, como el del programa nuclear iraní, en el que apostó por una solución negociada, pero consideró que también "hay que empezar a pensar en sanciones" tras las últimas decisiones de Teherán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios