El Ejército sirio lanza una ofensiva terrestre sobre Homs

  • Militantes opositores dicen que las tropas de Al Asad no lograron su objetivo, mientras una fuente de seguridad afirma que incluso controlan buena parte de un barrio rebelde

El Ejército sirio lanzó ayer una ofensiva terrestre contra el barrio rebelde de Baba Amr en Homs (centro), una ciudad estratégica sitiada y bombardeada desde hace semanas, donde según los militantes antirrégimen no consiguió entrar.

En cambio, una fuente de seguridad en Damasco asegura que no sólo entró, sino que controla buena parte del barrio. "El sector está bajo control. El Ejército procedió a una limpieza bloque por bloque, casa por casa, y ahora los soldados están verificando cada sótano y túnel en busca de armas y terroristas", indicó, precisando que "aún quedan algunos focos de resistencia por reducir".

Los militantes en el lugar desmintieron la entrada de las tropas. "Se trata de rumores para aterrorizar" a la población y "el Ejército Sirio Libre (ESL) defenderá a los habitantes hasta el final", aseguró por teléfono Abu Ata al Homsi.

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), una ONG radicada en el Reino Unido, dio cuenta de "combates en el perímetro de Baba Amr entre el Ejército regular y grupos de desertores que quieren impedir el asalto del barrio".

Baba Amr era "bombardeado de manera intermitente desde la mañana después de una noche en calma", indicó el militante Hadi Abdala, miembro de la Comisión general de la revolución siria.

Las "fuerzas del régimen pudieron cortar una ruta clandestina a través de la cual llegaban provisiones" y el acceso a la ciudad está completamente suspendido, confirmaron varios jefes del Ejército Sirio Libre.

El régimen envió en los últimos días nuevos refuerzos a Homs, entre ellos la temible cuarta división, lo que hacía temer un asalto final.

Paralelamente, Siria negó ayer la entrada a la responsable de operaciones humanitarias de Naciones Unidas, Valerie Amos, en una misión para evaluar la crisis desatada por la sangrienta represión del Gobierno contra los manifestantes antirrégimen, informaron funcionarios de la ONU.

La subsecretaria general de la ONU se encuentra en Beirut en espera de un visado para ir a Damasco pero, según los diplomáticos, el Gobierno de Bashar al Asad no respondió a la solicitud de la ONU. "Estoy profundamente decepcionada de no haber podido visitar Siria a pesar de mis reiteradas peticiones para reunirme con las altas autoridades sirias para discutir la situación humanitaria y la necesidad de un acceso sin obstáculos a las personas afectadas por la violencia", expresó en un comunicado.

Amos dijo que apoya los esfuerzos del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para organizar una breve tregua en las hostilidades que permita a las organizaciones humanitarias evacuar a los heridos y distribuir productos básicos, como alimentos y medicinas.

Por otra parte, el periodista español Javier Espinosa, que la semana pasada sobrevivió a un ataque en Homs en el que murieron la estadounidense Marie Colvin y el francés Rémi Ochlik, salió del país y se encuentra en el Líbano, informó ayer el diario El Mundo, para el que trabaja. "El corresponsal Javier Espinosa ha salido de Siria y se encuentra en perfecto estado de salud en el Líbano", anunció el diario en su edición digital.

En cambio las informaciones que circulan sobre la suerte de la periodista francesa Edith Bouvier, gravemente herida en ese bombardeo sobre Homs, siguen siendo confusas y contradictorias. Según el diario Le Figaro, todavía estaría en Siria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios