Georgia y Rusia retoman el diálogo en Ginebra

  • Ambos países piden a la ONU y la UE un mecanismo para evitar nuevos incidentes

Rusia y Georgia reanudaron ayer las conversaciones para solucionar el conflicto que les enfrenta por las regiones separatistas de Osetia del Sur y Abjasia, un mes después de que la primera reunión fracasara por desavenencias en el formato.

Ambos países encomendaron a los mediadores internacionales elaborar un mecanismo para evitar conflictos e incidentes en el terreno mientras se busca una solución permanente y sostenible.

Todos los participantes han reconocido que "la situación de seguridad en el terreno es muy insatisfactoria (...). Nos han pedido a las Naciones Unidas (ONU) y la Unión Europea (UE) que hagamos una propuesta concreta sobre un mecanismo para evitar incidentes", dijo el diplomático francés Pierre Morel, en nombre la UE, en una conferencia de prensa.

Tras concluir la reunión, Morel aseguró que a partir de ahora los encuentros "han entrado en una etapa plenamente operativa".

A diferencia de la primera cita en Ginebra hace un mes, "todos los participantes se han encontrado directamente", añadió el diplomático.

Uno de los acuerdos alcanzados fue el de aplazar la resolución de los asuntos políticos difíciles -como el del estato de Osetia del sur y Abjasia, las regiones separatistas georgianas reconocidas como independientes por Moscú- para centrarse en la solución de los asuntos urgentes.

Éstos se resumen en la seguridad en el terreno y los miles de desplazados por el conflicto de agosto.

Las conversaciones son copresididas por el representante europeo Morel, por Johan Verbeke, delegado de la ONU, y por el enviado especial de la Organización de Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), Heikki Talvitie.

Las negociaciones volverán a retomarse los próximos 17 y 18 de diciembre.

El conflicto que enfrenta a las dos repúblicas ex soviéticas estalló cuando el pasado agosto Georgia lanzó una operación sorpresa para tratar de recuperar el territorio de Osetia del Sur, que estaba "de facto" bajo control ruso, lo que provocó una fuerte contraofensiva de Moscú.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios