La India acusa a Pakistán de estar detrás de la matanza de Bombay

  • Una operación policial culmina con el arresto de tres extremistas, uno de ellos de origen paquistaní · Las Fuerzas de Seguridad logran liberar a 40 de las 200 personas retenidas en el hotel Oberoi

Las Fuerzas de Seguridad indias afirmaron ayer haber liberado prácticamente uno de los dos hoteles que los islamistas mantenían ocupados en Bombay, tras los ataques de la víspera en la capital económica de la India que causaron al menos 125 muertos.

Un alto responsable policial precisó que la Policía y los comandos del Ejército estaban a punto de terminar su operación contra los islamistas atrincherados en el hotel Taj Mahal, donde sólo quedaba un hombre armado herido.

El director general de los Guardias de la Seguridad Nacional, J.K. Dutt, declaró a la cadena de televisión NDTV que en el Taj Mahal había "un terrorista herido. Creo que acabaremos la operación muy rápido". La Policía ya había señalado previamente que en el Taj Mahal no había rehenes.

Poco después, la agencia Press Trust of India anunció que en la operación policial en el Taj Mahal fueron arrestados tres extremistas, uno de ellos de nacionalidad paquistaní e identificado como Ajmal Amir Kamal, oriundo de la localidad de Faridkot (sureste).

Los detenidos son, además, militantes de Lashkar e Taiba, un grupo con base en Pakistán que en 2001 atacó el Parlamento indio, según fuentes oficiales indias citadas por la agencia.

Por su parte, otros responsables indios señalaron que los comandos del Ejército proseguían con su operación cerca del hotel Oberoi Trident, en cuyo interior aún permanecían clientes, algunos escondidos en sus habitaciones y otros mantenidos como rehenes por los asaltantes islamistas.

A lo largo de la jornada la Policía logró sacar del Oberoi a 40 de las alrededor de 200 personas retenidas en ese hotel, entre ellas 15 miembros de tripulación de la compañía aérea Air France y otros extranjeros.

Según los testigos, los asaltantes retuvieron en su mayoría a ciudadanos británicos y estadounidenses. La Embajada israelí en Nueva Delhi señaló que entre los rehenes había entre 10 y 20 israelíes. Asimismo, siete de los rehenes retenidos por islamistas armados en un complejo residencial de Bombay, en el que se encuentra un centro judío, también fueron liberados, anunció ayer un responsable indio de seguridad al precisar que las fuerzas de seguridad proseguían con sus operaciones en esa zona.

Estos hechos se produjeron al día siguiente de unos atentados perpetrados en Bombay por hombres armados con fusiles de asalto y granadas que atacaron los citados hoteles y otros ocho lugares, entre ellos la estación ferroviaria central y un hospital.

Los atentados fueron reivindicados por un grupo islamista que se presentó como los Muyaidines del Decán, por el nombre de la meseta que cubre gran parte del centro y del sur de la India.

Al menos 125 personas murieron y cerca de 300 resultaron heridas en los ataques y en los tiroteos que siguieron, según el último balance ofrecido ayer por la Policía.

Una decena de extranjeros figuran entre los muertos, entre ellos un japonés, un australiano, un británico, un italiano y un alemán.

En referencia a los autores de los atentados en Bombay, el primer ministro indio, Manmohan Singh, declaró que llegaron "de fuera del país".

Poco después, el responsable de las operaciones en Bombay, el general R.K. Hooda, afirmó que los asaltantes procedían "quizá de Faridkot, en Pakistán", país vecino y eterno rival al que Nueva Delhi.

La India sufre desde hace tres años cerca de un atentado por trimestre, si bien este ritmo se aceleró desde noviembre de 2007. Nueva Delhi acusa a menudo a los grupos islamistas basados en Pakistán de ser los responsables de esos ataques en su territorio. Las autoridades indias también acusan a Bangladesh, otro país vecino musulmán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios