Una granada hiere a 52 manifestantes la oposición tailandesa

  • La explosión ha tenido lugar en la sede gubernamental, donde los opositores están acampados desde el pasado agosto

Los manifestantes antigubernamentales mantuvieron este domingo su desafió al Gobierno de Tailandia, con la ocupación un día más los dos aeropuertos de Bangkok pese a otra advertencia de la Policía y la explosión de una granada que causó 52 heridos en la sede gubernamental que controlan desde agosto pasado.

El ataque ocurrió unas horas antes de que la Policía emitiera el último de los tres avisos que advirtió haría a los partidarios de la Alianza del Pueblo para la Democracia para que desalojen los dos aeropuertos capitalinos.

Acampados desde agosto en la sede del Gobierno

Los manifestantes, que desde agosto están acampados en el Palacio gubernamental, asaltaron esta semana el moderno aeropuerto internacional de Suvarnabhumi y el viejo aeródromo de Don Muang, con la finalidad de forzar la renuncia del primer ministro tailandés, Somchai Songsawat, y de su Ejecutivo.

La explosión se produjo mientras la mayoría de los manifestantes descansaban bajo las tiendas de campaña y carpas instaladas en el recinto oficial, y fueron seguidas de otras tres en diferentes lugares de la capital tailandesa.

Según los testigos, la granada fue arrojada desde el exterior y cayó sobre el techo de una de las tiendas donde duermen los seguidores de la Alianza a unos 300 metros de la entrada principal de la sede gubernamental.

"Los manifestantes han vuelto a sus posiciones, no están asustados", declaro al Canal 3 de la televisión tailandesa Suriyasai Katasila, uno de los cabecillas de las protestas que comenzaron hace seis meses y arreciaron el pasado agosto.

La alianza, conservadores y monarquicos

La Alianza, un grupo heterogéneo integrado por tailandeses de clase media, políticos conservadores y monárquicos que cuenta con el respaldo de parte del estamento militar, indicó que granada, al parecer del tipo M-79 que emplea el Ejército, causó 50 heridos, dos muy graves.

Menos de media hora después, se produjeron otras dos explosiones en una zona que alberga las instalaciones de la cadena privada de televisión ASTV, crítica con El Gobierno y que desde hace una semanas es protegida por varias decenas de manifestantes.

Estas dos explosiones, fueron seguidas después de otra junto a un control de la Alianza en la entrada de la terminal de pasajeros del aeropuerto de Don Muang, a unos 30 kilómetros al norte de Bangkok, y que causó cuatro heridos.

Empleo de la fuerza

Pese a los avisos de la Policía de que recurrirá al empleo de la fuerza si no desalojan los dos aeropuertos, uno de los jefes de la antigubernamental Alianza aseguró que los manifestantes continuarán en los dos aeropuertos de Bangkok, cuyo cierre ha dejado a al menos 100.000 pasajeros sin vuelos, incluidos a unos 350 españoles.

La Embajada de España en Tailandia comunicó el domingo a los turistas españoles perjudicados por el cierre de los dos aeropuertos capitalinos, que serán repatriados, probablemente a partir del lunes, en tres aviones fletados por el Gobierno.

La repatriación se realizará desde la base militar de U-Tapao, situada a unos 140 kilómetros al este de Bangkok, abierto a las aerolíneas comerciales.

Desde que fue abierta el pasado jueves, al menos un centenar de aviones de diversas aerolíneas, la mayoría asiáticas, han despegado de la única pista que tiene la base de U-Tapao, cercana a la localidad de Pattaya, de acuerdo al Departamento de Aviación Civil.

De la base de U-Tapao, cuya sala de espera puede acoger a unos 400 pasajeros, han partido aviones de Malaysia Airlines, China Airlines, Emirates, SAS, y Cathay Pacific, entre otras, de acuerdo a las autoridades de aviación.

"La victoria sobre el Gobierno está próxima"

El ex gobernador de Bangkok y general en la reserva, Chamlong Srimuang, dijo a sus seguidores en el aeropuerto de Suvarnabhumi, situado a unos 35 kilómetros al este de la capital, que la victoria sobre el Gobierno del primer ministro Wongsawat estaba próxima.

Srimuang, quien la víspera ofreció reunirse con el primer ministro y éste acepto siempre y cuando no se hable de la dimisión del Gobierno o de la disolución del Parlamento, señaló que el 2 de diciembre será el día decisivo.

El Tribunal Constitucional tiene previsto dejar ese día listo para sentencia el proceso de disolución del gobernante Partido del Poder del Pueblo, acusado de acusado de fraude electoral durante los comicios celebrados el pasado diciembre, y que venció.

Entretanto, varios miles de seguidores del Gobierno, a quienes llaman los "rojos" por las camisetas que visten de ese color, se manifestaron en el casco viejo de la urbe en una muestra de apoyo al primer ministro Wongsawat.

Sus líderes amenazaron con cercar el edificio del Tribunal Constitucional, a fin de impedir el acceso a los jueces que dictarán el fallo del juicio al que ha sido sometida la formación gubernamental que encabeza una coalición formada por otros seis partidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios