El líder rebelde congoleño acepta la negociación de un alto el fuego

  • El tutsi Laurent Nkunda se entrevista durante dos horas con el enviado especial de la ONU, el ex presidente nigeriano Obasanjo, y promete buscar una salida

El líder guerrillero Laurent Nkunda se declaró ayer dispuesto a negociar con las autoridades congoleñas "un alto el fuego" en el este de la República Democrática del Congo (RDC), donde prosiguen los combates. "Queremos ponernos en contacto con nuestros adversarios para lograr un alto el fuego", declaró Nkunda, tras mantener una conversación de casi dos horas con el emisario de la ONU para el este de la RDC, Olusegun Obasanjo.

El encuentro tuvo lugar en la localidad de Jomba, a 80 kilómetros al noroeste de Goma, capital de la región de Kivu Norte, junto a la frontera con Ruanda y Uganda.

El jefe insurgente reiteró que respetaba el cese de las hostilidades proclamado unilateralmente por su movimiento el pasado 29 de octubre.

"Accedimos a la apertura de corredores humanitarios", agregó durante una breve rueda de prensa. "Hoy es un gran día para nosotros, puesto que perdíamos a muchos hombres, pero ahora tenemos un mensaje de paz. Debemos trabajar para esta misión de paz", sostuvo el líder insurgente.

Obasanjo dijo por su parte que "ahora sé lo que quiere (Nkunda). Sé que un alto el fuego es como bailar un tango: no puede haber uno solo" que respete el cese de las hostilidades.

El emisario de la ONU llegó en helicóptero a Jomba procedente de Goma y fue recibido con un cálido apretón de manos por parte de Nkunda.

Ninguno de los numerosos emisarios que se habían desplazado en las últimas semanas hasta el antiguo Zaire habían logrado entrevistarse con el líder rebelde.

Nkunda, de etnia tutsi y antiguo general del Ejército congoleño, cambió su tradicional uniforme militar por un traje de color gris claro y una camisa blanca con corbata roja para recibir al ex presidente nigeriano Obasanjo.

A su llegada, Obasanjo pasó revista a las tropas rebeldes del Congreso Nacional para la Defensa del Pueblo (CNDP), antes de entrar, cogido de la mano de Nkunda, a un pequeño edificio donde se celebró la reunión.

En las últimas semanas, los rebeldes infligieron humillantes derrotas al Ejército. Desde finales de octubre, están posicionados a una quincena de kilómetros de Goma y desde hace varios días a una veintena de kilómetros de Kanyabayonga (a 100 kilómetros más al norte), un enclave estratégico para acceder al norte de la región de Kivu Norte.

Poco antes de la reunión entre Obasanjo y Nkunda, se registraron violentos combates entre ambos bandos a una veintena de kilómetros de Kanyabayonga, controlada hasta ahora por el ejército congoleño. Desde finales de agosto, los combates han provocado una situación humanitaria catastrófica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios