El presunto terrorista que viajaba en el avión de Detroit llevaba un potente explosivo

  • EEUU lo acusa formalmente de intentar destruir el avión con pentatrita.

Estados Unidos acusó formalmente al nigeriano Umar Farouk Abdulmutallab de intentar destruir un avión de Northwest que estaba a punto de aterrizar en Detroit, y de introducir un artefacto explosivo en su interior, informó el Departamento de Justicia.

Los cargos aparecen en la querella criminal que las autoridades presentaron tras tomar declaración en las ultimas horas al nigeriano, quien asegura estar vinculado con la organización terrorista Al Qaeda, término que no ha sido confirmado de momento.

En la querella criminal presentada hoy se explica que el FBI, que está a cargo de la investigación, encontró en el artefacto que portaba el sospechoso restos de PETN (tetranitrato de pentaeritritol), un explosivo también conocido como pentrita.

En un comunicado, el Fiscal General de EEUU, Eric Holder, explicó que incidentes como el de ayer "nos recuerdan que debemos permanecer vigilantes en todo momento en la lucha contra el terrorismo".

"De haber tenido éxito este ataque terrorista contra el avión, muchas personas hubieran muerto o hubieran resultado heridas", dijo el responsable del Departamento de Justicia.

Abdulmutallab, quien permanece ingresado en el Centro Médico de la Universidad de Michigan, tiene previsto comparecer ante el juez a ultima hora de hoy para anunciarle los cargos que se han formulado contra él.

En la querella se confirma que el nigeriano portaba adherido al cuerpo un artefacto explosivo, que trató de activar mezclando los productos que llevaba, en polvo y en líquido, con una jeringuilla, que fue encontrada en su asiento.

Para ello, según se desprende de los testimonios tomados a los testigos, el sospechoso se encerró en el baño de la cabina de pasajeros durante unos 20 minutos, y al salir se excusó diciendo que estaba indispuesto.

Cuando salió del baño portaba una manta que cubría el artefacto. Tras sentarse, comenzaron a oirse pequeñas explosiones y posteriormente se produjeron algunas llamas, que los pasajeros trataron de sofocar.

Los testimonios también apuntan a que el sospechoso estaba "lúcido y tranquilo en todo momento". Cuando una azafata le preguntó qué tenía escondido, le dijo directamente que se trataba de un artefacto explosivo.

Las declaraciones que ha tomado el FBI coinciden con los testimonios que han dado los pasajeros entrevistados por los medios, y que han relatado cómo se vieron alertados por las pequeñas explosiones, el humo y las llamaradas, que provocaron al sospechoso heridas de segundo y tercer grado.

Algunos pasajeros, con ayuda de la tripulación, se abalanzaron sobre el sospechoso, le arrebataron el artefacto, le redujeron y le maniataron en un asiento de la primera fila hasta que el vuelo, que llevaba a 278 pasajeros, pudo tomar tierra en Detroit y ser puesto en manos de las autoridades.

Abdulmutallab no figuraba en la lista de personas que no pueden tomar vuelos a EEUU por su supuesta vinculación con organizaciones terroristas, pero sí aparecía en una base de datos del Gobierno de estadounidense de presuntos sospechosos de terrorismo, según CNN.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios