Los terroristas querían volar el hotel Taj Mahal

  • Uno de los detenidos declara que derribar el representativo hotel de lujo era uno de los objetivos · Por ahora hay al menos 195 muertos, aunque se espera que la cifra crezca.

Los terroristas que protagonizaron la  ola de ataques en Bombay, que han causado al menos 195 muertos y ya ha sido totalmente controlado, querían  volar por los aires el hotel  de lujo Taj Mahal, según las declaraciones de uno de los presuntos  atacantes capturados con vida, informó hoy el diario Times of  India.  

El detenido es un joven de 21 años que responde al nombre de Azam Amir Kasav, procedente de la localidad paquistaní de Faridkov. Kasav fue uno de los dos terroristas encargados de perpetrar el atentado contra la estación Chhatrapati Shivaji Terminus (CST) el pasado miércoles por la noche y, según ha confesado a la Policía india, la intención de los atentados era reproducir "un 11-S en India" y reducir a escombros el hotel Taj, un símbolo de la prosperidad económica del país, según informó el diario 'The Indian Express'.

 Kasav y su cómplice abrieron fuego contra los transeúntes que se encontraban en la estación, acabando con la vida de al menos 10 personas, antes de escapar en un coche robado. Posteriormente, fueron interceptados por la Policía, con la que iniciaron un breve enfrentamiento armado, que culminó con la muerte del compañero del terrorista detenido, quien resultó herido leve durante el tiroteo.

De acuerdo con la declaración registrada por la Policía durante su interrogatorio, Kasav admitió que fue entrenado, junto con otros reclutas, en dos campos de entrenamiento de Pakistán, donde fueron entrenados en el manejo de armas de fuego, explosivos y finalmente, tácticas de acercamiento por mar, presuntamente empleadas cuando el grupo se trasladó a India mediante un barco pesquero previamente secuestrado, según apuntan las investigaciones. Desde el barco, los atacantes fletaron varios botes para llegar a los diversos puntos donde cometerían los atentados.

Pakistán perseguirá a los culpables en su territorio

Pakistán castigará severamente a cualquier  "grupo" presente en su territorio si India aporta pruebas de su implicación en  los ataques de Bombay que dejaron 195 muertos, prometió el sábado el ministro  paquistaní de Relaciones Exteriores, Shah Mehmood Qureshi.

"Las autoridades indias no han acusado al gobierno de Pakistán. Sospechan,  digo sospechan, de grupos que podrían estar presentes en Pakistán", aclaró el  jefe de la diplomacia de Islamabad.

Ante esto, "nosotros decimos que si tienen informaciones, pruebas, deben  ponerlas en nuestro conocimiento", precisó Qureshi en una conferencia de prensa  en la capital paquistaní.

"Y si alguien, o algún grupo, está implicado en ese acto espantoso, el  gobierno de Pakistán tomará medidas en su contra", agregó.

Balance en aumento

Al menos 195 personas, entre ellas 23 extranjeros, han muerto en los ataques perpetrados por al menos 10 terroristas en la ciudad india de Bombay, según informó este sábado una fuente del Gobierno central.

Entre los muertos hay además 20 miembros de las fuerzas de seguridad -de ellos, dos comandos-, precisó a la agencia india IANS el secretario del Ministerio de Interior, M.L. Kumawat.

"Todavía estamos trabajando en el cómputo, porque están llegando más cadáveres. Hasta ahora, hay 195 muertos, mientras que 295 personas están heridas", dijeron a la agencia india PTI oficiales del cuerpo cívico.

Según el Gobierno central, los extranjeros muertos son tres alemanes, tres israelíes, dos canadienses, un estadounidense, un británico, un japonés, un australiano, un italiano, un chino, un tailandés, un ciudadano de Singapur y otro de las islas Mauricio.

Aunque según Kumawat, todavía hay cinco extranjeros cuya nacionalidad desconocen las autoridades indias, varios países, como Francia o Israel, han publicado listas de con más fallecidos de los reconocidos por el oficial.

Minutos antes, las autoridades de la región de Maharashtra habían situado el balance en 162 muertos, entre ellas 18 extranjeros, y 239 heridos en los ataques, ejecutados, dijeron, por diez terroristas.

En rueda de prensa, el ministro regional de Interior, R. R. Patil, aseguró que los terroristas pretendían asesinar a "5.000 personas" en el ataque, según la agencia india IANS.

"Había 10 terroristas en total. Nueve fueron abatidos y uno ha sido capturado vivo. Han recibido instrucciones desde el exterior por medio de teléfonos móviles vía satélite", precisó Patil.

"Ya sabéis desde qué país", añadió, en aparente referencia a Pakistán.

Según el ministro regional, los terroristas entraron en Bombay por vía marítima y desembarcaron en la costa del barrio de Colaba, donde cogieron un taxi y aprovecharon para cargar sus armas.

"La Policía ha recuperado dos bombas, cada una de ocho kilos, que estaban junto a los terroristas. También hemos decomisado equipamiento GPS y teléfonos vía satélite", indicó.

En la misma rueda de prensa el jefe del Gobierno regional, Vilasrao Deshmuj, anunció una recompensa de 2,5 millones de rupias (unos 50.000 dólares) y un trabajo para cada familia de los policías fallecidos durante los combates contra los terroristas.

"Al menos un miembro de la familia de cada policía muerto recibirá un trabajo del Gobierno. Las familias tendrán un permiso permanente para quedarse en casas oficiales. Las familias obtendrán el salario mensual que recibía el agente hasta el momento en el que este se hubiera jubilado", dijo Deshmuj.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios