Albarracín habla sobre la celebración en Níjar de la coronación de Carlos III

  • El historiador desgranó con detalles como se vivió el hecho en la villa

Antonio Gil Albarracín, catedrático de Geografía, Historia e Historia del Arte y Académico Correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes de Nuestra Señora de las Angustias de Granada, pronunció el martes una conferencia sobre la celebración en Níjar de la coronación de Carlos III que cubrió el aforo completo del Antiguo Mercado de la Villa.

Gemma Garrido, Concejala de Cultura, Educación y Participación Ciudadana, presentó esta "tercera entrega" de los Episodios Nijareños, como una "iniciativa que pretende dar un matiz cultural e histórico a las calurosas tardes de verano en Níjar. Ofrecer a nijareños y visitantes, de la mano de expertos en las distintas materias a tratar, una posibilidad más, para conocer mejor, parte de nuestra historia y en general, de nuestra cultura; intentando rescatar del olvido facetas desconocidas para muchos que influyeron y marcaron el desarrollo de nuestra comarca".

Antonio Gil disculpó la ausencia del coautor de la obra "La Locura de Níjar por Carlos III", D. José A. Sabio Pinilla, que se encuentra en Canadá y comenzó sus palabras mencionando las "enormes lagunas en la historiografía almeriense", consecuencia de múltiples factores asociados, según el autor: pérdida de archivos, escasez de historiadores locales, falta de interés por parte de los mandatarios culturales.

Gil Albarracín nos ofreció datos de las profesiones censadas en Níjar -ya existía medio centenar de tejedoras de jarapas- y de la importancia del cargo eclesiástico de "Beneficiado de Níjar", "cuyo sueldo era el más deseado de toda la provincia.

La coronación de un rey era motivo de fiestas en todas las ciudades, lo que hizo a Níjar destacar fue su consecuencia: "la destrucción del patrimonio público y privado para una celebración".

Según las investigaciones de Antonio Gil, la celebración fue organizada por el propio Alcalde de Níjar, reuniendo a toda la población en la plaza. "En ese momento hubo mucho desacuerdo en cómo realizar la celebración, cada cual proponía una fórmula y la felicidad se desbordó cuando envían el alcohol para celebrarlo".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios