Aniversario Una obra musical épica

Álbum blanco días negros

  • Se cumplen 40 años de la publicación de uno de los discos más trascendentales de The Beatles, compuesto en unas jornadas de meditación trascendental en India y en medio de las crisis y las peleas entre Paul McCartney y John Lennon que llevarían a la desintegración del grupo

A veces, los momentos de crisis producen resultados artísticos o creativos sorprendentes. Eso fue lo que le sucedió a The Beatles en 1968. El grupo vivía en esos momentos las consecuencias de la muerte por sobredosis de Brian Epstein, su mánager, y lo que había significado: el distanciamiento entre John Lennon y Paul McCartney, la aparición en el seno de la banda de la nueva novia de Lennon, Yoko Ono, y la desestabilización del equilibrio interno del cuarteto de Liverpool. Fue en esos momentos, más propicios a lanzar al grupo hacia el final, cuando, sin embargo, The Beatles dieron un salto triple mortal de dimensiones históricas: se encerraron en el estudio de grabación y alumbraron el que es, tal vez, el mejor disco de su carrera: The white album ('El álbum blanco'). En 2008 se celebran los 40 años de su publicación. Fue un álbum blanco para días negros.

Tras la muerte en 1967 de Epstein, que afectó especialmente a John Lennon, el grupo se lanzó a una desenfrenada carrera de drogas, alcohol y búsqueda de la espiritualidad en la resaca del Verano del amor de ese año. Fue entonces cuando The Beatles creyeron encontrar en un santón indio, el Maharishi Mahesh Yogi, una solución vital a su angustia. Lo conocieron en Londres y quedaron fascinados por la personalidad y los mensajes del gurú. Decidieron seguirlo a India, a la ciudad de Rishikesh, para aprender a meditar a su lado.

La estancia en India fue, sin embargo, altamente frustrante y decepcionante para los músicos. A John Lennon se le prohibió el alcohol y cualquier tipo de sustancia alucinógena, y eso lo puso muy nervioso. Al grupo tampoco se le permitió que tocasen más instrumentos que una guitarra acústica. La cosa se complicó más cuando Lennon empezó a sospechar que el gurú abusaba sexualmente de alguna de las chicas que habían ido acompañando a The Beatles. El grupo regresó poco después a Londres con la sensación de que Mahesh Yogi era un estafador que se había aprovechado de ellos.

No obstante, la estancia en India había sido muy prolífica. Lennon y McCartney habían compuesto una gran cantidad de material en sus ratos libres y el grupo estaba listo para volver a entrar en un estudio después de las sesiones maratonianas de Sargeant Pepper's Lonely Hearts Club Band.

El 30 de mayo de 1968 The Beatles atravesaron las puertas de los estudios Abbey Road para encerrarse allí durante meses. El ambiente en la banda estaba algo crispado por la presencia de Yoko Ono en las sesiones de grabación y el ego de los cuatro músicos estaba muy alterado. Había desaparecido el espíritu de equipo y todos querían que el material que traían guardado fuese incluido en el disco. Para colmo, Ringo Starr, después de una bronca inicial, decidió dejar la banda durante un par de semanas.

Aunque The Beatles seguían siendo un grupo, las sesiones de grabación fueron bastante individualistas. Se llegó incluso a la paradoja de que, mientras Paul McCartney estaba grabando una canción en una de las salas, John Lennon estaba haciendo lo propio en otras. Pero, milagrosamente, al final todas las piezas fueron ensamblándose.

Originalmente, el Álbum blanco iba a ser un disco simple cuyo título inicial era A doll's house (Una casa de muñecas). Ésa era la intención del productor, George Martin. Pero el grupo se negó en redondo. Ninguno de los cuatro músicos quería renunciar a tener una canción suya en el álbum a cambio de que estuviera la de otro. La solución tenía que ser un disco doble.

Nunca, en un ambiente tan tenso se habían creado tan buenas canciones. El disco se abría con Back in the USSR, una pieza de McCartney que era un homenaje a The Beach Boys y a Chuck Berry. Le seguían dos temas de John Lennon, Dear Prudence y Glass onion, ésta segunda una parodia sobre el intento de los seguidores del grupo de encontrar mensajes secretos en los versos de las canciones. Luego aparecía Ob-La-Dí, Ob-La-Da, que fue un auténtico éxito comercial cuando fue publicada en single y que, originalmente, era un intento de Paul McCartney por escribir una canción reggae. Con un arranque de disco así, el oyente ya podía esperar cualquier cosa mágica, como el íntimo Julia, de John Lennon, dedicado a su madre, el magnífico Blackbird, de McCartney, inspirado en los mirlos o el tremendo While my guitar gently weeps, de George Harrison, con un potentísimo solo improvisado sobre la marcha por Eric Clapton, invitado al estudio.

Canciones como Revolution 1, de Lennon, o Helter Skelter, de McCartney, demostraron la vena rockera de la banda. Este último tema, además, cuenta con la leyenda negra de que inspiró los asesinatos satánicos de Charles Manson, ya que el título de la canción apareció escrito en sangre en el frigorífico de la mansión en que fue asesinada la actriz Sharon Tate. Mother's nature son, por su lado, es una de las canciones mejor escritas por McCartney en su estancia en la India e inspiraría, indirectamente, el espíritu de Imagine, de Lennon. El álbum concluía con una balada de Lennon dedicada a su hijo Julian, Good night, que iba precedida por Revolution 9, un intento fallido de Lennon por hacer música experimental.

Cuando el disco salió publicado el 22 de noviembre de 1968, subió inmediatamente a las listas. El público de entonces ya sabía que era un disco histórico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios