El grupo Almeraya despliega en el Apolo sus mejores armas de Teatro Aficionado

  • El público aplaudió la representación de este grupo

En la noche del martes, el Teatro Apolo acogió la primera de las 5 obras que se interpretarán durante los días del puente en la VIII Muestra de Teatro Aficionado de Almería. Alrededor de 150 personas disfrutaron de Marujas, comadres, médicos y… ¡Cómo está El Escorial, una serie de pequeñas y disparatadas historias que cuentan la vida desde un punto algo exagerado para ironizar sobre los pequeños problemas de lo cotidiano.

Lo más destacado del grupo Almeraya, es la naturalidad de sus actores y actrices, con un sentido divertido que enganchaba al público y que hizo pasar a los asistentes una velada llena de risas.

En total fueron 5 historias, divididas en dos partes. En la primera parte, interpretaron 4 pequeños "sketches" con divertidas historietas. En la primera, dos señoras se encuentran paseando a su perro y discuten por cuál de los dos es mejor, alegando cada una que su mascota tiene las mejores virtudes, tal es la riña que terminan por desvariar sobre dichas virtudes, declarando incluso que hasta cantan.

En la segunda, la típica discusión entre dos amigas, de las cuales, una de ellas es sorda y no entiende nada de lo que la otra le dice.

En la tercera historieta, una señora critica a una prostituta por su trabajo, pero la segunda acaba convenciendo a la primera de los beneficios que da la prostitución, hasta el punto de que la señora decide dedicarse también a la prostitución. Finalmente terminan riñendo por la intrusión de la señora en el lugar de trabajo de la prostituta.

En la última historia de la primera parte, cuatro amigas quedan para jugar al mus, en lo que van llegando, las presentes van cotilleando sobre la vida de las demás. Cuando están todas y se sientan a jugar, acaban viviendo una divertida situación.

En la segunda parte, todo se desenvuelve en el mismo lugar, la consulta de un psiquiatra. Aquí van llegando una serie de pacientes, a cada cual con una historia más disparatada, que acaba por sacar de quicio a los doctores. En total, fue algo más de una hora y media en la que los actores presentaron situaciones disparatadas de la vida, que acaban con tener un fondo cotidiano llevado a la exageración y el surrealismo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios