Almería recuerda a Javier Egea a los 25 años de la publicación de 'Troppo mare'

  • El poeta granadino escribió una de sus principales obras a la orillas de las aguas del Mediterráneo en la Isleta del Moro · Sus grandes amigos participan en una mesa redonda a los diez años de su muerte

Los poetas Luis García Montero, Antonio Jiménez Millán y Álvaro Salvador, junto con el artista plástico Juan Vida, participaron el jueves en las jornadas Extraño tanto mar, Paisajes almerienses en la poesía de Javier Egea, en homenaje al poeta granadino de cuyo fallecimiento se cumplió en julio diez años.

La actividad organizada por el Instituto de Estudios Almerienses y el Centro Andaluz de las Letras y coordinada por Antonio Lafarque, miembro del Departamento de Arte y Literatura del IEA, tuvo lugar en el salón de actos de Cajamar.

En primer lugar se proyectó el audiovisual Javier Egea (1952-1999), de Juan Vida. La delegada de Cultura, Yolanda Callejón destacó la importancia de la obra poética de Javier Egea, que retrató poéticamente el paisaje del Parque Natural de Cabo de Gata. Luego tuvo lugar la mesa redonda 10 años sin Javier Egea.

Antonio Lafarque, coordinador de las Jornadas expresó que "Troppo mare es el primer mapa lírico de las costas de Cabo de Gata". Ý es que se cumplen 25 años de la edición de este libro que fue escrito en la Isleta del Moro y este año se han cumplido diez años de su muerte. Lafarque hizo un recorrido por la producción poética de Egea y también por la vida de este genial poeta granadino.

Juan Vida, artista granadino, amigo de Egea recordó que "durante los cinco años que siguieron a la muerte de Javier, cada 29 de julio dejé un libro suyo sobre el mármol de su tumba con la esperanza de que alguien siguiera viviendo en sus versos el compromiso con el "pequeño pueblo en armas contra la soledad" que fue para él la poesía. Es decir, la vida".

Antonio Jiménez Millán, poeta granadino que conoció muy de cerca a Javier Egea, señaló que "era un poeta que leía espléndidamente bien sus versos. Cuando comencé a hacer lecturas poéticas quería que todo acabara rápido, escuchando a Javier aprendí que un recital tenía que ir mucho más pausado".

Jiménez Millán recordó que "Egea tenia una relación muy conflictiva con el alcohol. En 1987 estuvo varios meses en mi casa en Málaga, porque se saturaba de Granada y necesitaba salir". Por su parte Álvaro Salvador, profesor y poeta, mantuvo una relación muy estrecha con el poeta granadino. "A Javier le gustaba juntarse con gente mayor. Se educó de una manera clásica. En los años de la transición nos llegamos a hermanar mucho más y fue cuando conocí mucho mejor a Javier Egea".

"Siempre he pensado que Javier era un romántico frustrado. Quería quitarse de encima el romanticismo. Las constantes obsesivas de su poesía son románticas, ya que trata el amor y la obsesión por la muerte. En los últimos años sufrió mucho entre un camino que le condujera a alguna parte y la fascinación que le producía estar inmerso en ese mundo romántico", comentó Salvador.

Por su parte, Luis García Montero que fue compañero de Egea de fiestas y escritura, aseguró que "conocí a Javier como estudiante de bachillerato en la Granada de la transición. Era un poeta de formación muy clásica, es un poeta formado en la lectura de Garcilaso y Quevedo".

"Fueron años de mucha amistad, el trabajaba en una oficina familiar y la familia le permitió todo a Javier Egea. Era una persona muy divertida y muchas veces nos íbamos al Generalife a escribir. En aquellos años aparte de divertirnos, beber y hacer gamberradas, escribíamos", dijo García Montero.

Hoy sábado a las 12:00 horas en el restaurante La Isleta tendrá lugar una mesa redonda y lectura de poemas 25 años de Troppo mare en la que intervendrán Javier Benítez, Juan Manuel Gil, Raúl Quinto, Alfonso Salazar y Fernando Valverde. El moderador de esta actividad será José Andújar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios