Andrés García Ibáñez expone en Londres la "putrefacción" de España

  • El pintor expone en la exclusiva galería Halcyon su visión oscura del país con alusiones a la Semana Santa y a la cultura de la muerte

Comentarios 2

Bajo el título de "Los putrefactos", el pintor  Andrés García Ibáñez expone en la exclusiva galería Halcyon de Londres su  visión oscura de España, un país al que retrata dominado aún por el peso de la  religión, tradiciones retrógradas y la arraigada "cultura de la muerte".

En cuatro pisos de la hermosa galería situada en el barrio de Mayfair, "Los  putrefactos" cuyo título está "robado" del libro que planearon hacer juntos  Federico García Lorca y Salvador Dalí´, lanza una mirada "demoledora" sobre  España.

"Creo que toda mi obra reciente es una mirada irónica, subversiva,  demoledora, hacia todas las tradiciones, ritos y mitos españoles que son  claramente involucionistas", explica el artista andaluz en una entrevista.

El hilo conductor de "Los Putrefactos" es la intención del pintor  figurativo de destruir, al menos en sus pinturas, los grandes mitos de la  cultura española y el peso de la religión. "España es el último bastión del  catolicismo en Europa", asegura.

En una serie sobre la Semana Santa, que ocupa la primera planta de la  galería, Ibáñez expone escenas religiosas donde las Manolas, esas mujeres  ataviadas con la clásica mantilla negra que desfilan en las procesiones,  aparecen con el rostro deformado y vestidas con parafernalia sadomasoquista.

En un poderoso cuadro titulado "La mortificación del penitente" (2005), una  Manola da latigazos a un penitente, con aparente gozo.

"Son escenas de un mundo siniestro, de la cultura a la muerte, que también  tiene algo que ver con la cultura mexicana", explicó el artista, una de cuyas  inspiraciones para esta serie son "las pinturas negras de Goya". 

Otra serie, "Los Retablos", recoge los retablos de la tradición cristiana  española, sobre todo el santoral femenino retratado por Zurbarán.

Ibáñez satiriza el concepto tradicional de santidad, "que se basa en que  las santas eran vírgenes que estaban dispuestas a morir antes de perder su  virginidad, o su fe. Y eso tiene nombre: es represión sexual, e integrismo".

Ibáñez reconoció que en su obra hay una obsesión para "desentrañar y  subvertir" la cultura española tradicional.

"Esa era la misma idea que tenían Dalí y Lorca cuando planearon escribir  'Los Putreafactos: querían hacer un repaso de todo lo que había de caduco, de  rancio, de todo lo que impedía el desarrollo y la evolución de la sociedad  española", indicó.

"Lo putrefacto era para ellos todo lo que olía a sacristía, a ejército, a  poder político corrompido", dijo el artista nacido en 1971 en Olula del Río, en  Almería (sur), que se identifica con esa concepción de Dalí y García Lorca.

"Estoy tratando de hacer justicia a su proyecto, porque el pozo sigue  siendo el mismo", opinó, frente a un cuadro donde ha pintado "un Cristo de los  Putrefactos". "Es el Cristo que merecen ellos", opinó.

No es por casualidad que esta serie no se ha exhibido nunca en España.  "Nadie se ha atrevido a exhibir este trabajo en mi país", dijo el artista,  explicando que su obra "reabre heridas que no han sido nunca cicatrizadas".

"Y en España nadie quiere poner el dedo en la llaga. Pero si no se hace  eso, nunca se curará", notó.

Contó que la idea para "Los Putrefactos" nació en El Salvador,  donde viajó en 1999 para pintar un fresco en la catedral de San Salvador, por  encargo de la Iglesia católica.

"Yo ya sabía que Dios estaba muerto. Pero fue en El Salvador que lo  comprobé totalmente", dijo Ibáñez, aún impactado por lo que vio en ese país.

"El detonante para este trabajo fue lo que vi en ese país. El contacto con  la gente del pueblo y el contraste de su miseria con la ostentación de la  Iglesia produjo en mi un rechazo todavía mayor a la religión, a la doble moral,  a la corrupción", concluyó.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios