El Ballet Nacional de España llena de arte y pasión el Maestro Padilla

  • 'Zaguán & Alento' puso en pie al público con una propuesta de gran valor estético y técnico

Arte, pasión y emoción se unieron en la tarde del domingo, con el Ballet Nacional de España, que llenó el Auditorio Maestro Padilla con un público entregado a su nuevo espectáculo Zaguán & Alento. Una demostración de que el baile de raíz puede unirse sin fisuras con los nuevos aires. El director Antonio Najarro le ha dado un nuevo giro estético y estilístico, aderezado con un precioso vestuario y una cuidada escenografía. El resultado, los numerosos asistentes despidiéndoles de pie, entre grandes aplausos.

La representación se divide en dos espectáculos diferentes. El primero, Zaguán, que ahonda en las raíces del flamenco. Un lugar de transición de diferentes estampas de este ballet flamenco, donde varios de los jóvenes artistas del panorama actual, Mercedes Ruiz, La Lupi y Marco Flores, han enseñado su estilo y su sello personal.

Especialmente emotiva la 'Soleá del Mantón', una coreografía de Blanca del Rey, y en la que la bailaora Esther Jurado se maneja con maestría con un mantón de manila.

Le acompaña con música en directo un cuadro flamenco, auténtico cante jondo, maestría en voz y guitarra, que creó una atmósfera especial en el Auditorio Maestro Padilla. Muy destacable el vestuario, diseñado por Yaiza Pinillos, cuidado hasta el mínimo detalle. Una hora maravillosa de baile flamenco.

En la segunda parte, Antonio Najarro, director del Ballet Nacional de España, ofrece una coreografía propia que rompe con lo visto hasta entonces. Alento es un vivo reflejo del estilo de Najarro como creador, así como su visión personal de la danza clásica española.

Más actual que Zaguán, en Alento predomina el baile coral, con un gran trabajo en la escenografía, especialmente para recrear el amor entre dos bailarines. La coreografía está inspirada en la partitura del genial compositor, guitarrista y compañero de viaje Fernando Egozcue, que ha creado una música muy rítmica y llena de sensibilidad.

Alento es una representación equilibrada en su estructura y dramatización, un toque moderno a la danza clásica, de gran belleza estética y, de nuevo, con un cuidado vestuario. También muy creativa la escena en la que aparecen los bailarines sentados y desde esa posición realizan unas coreografías armónicas, acompañados de las castañuelas, con un gran final de fiesta. Una segunda hora de ensueño.

Poder contemplar al Ballet Nacional de España es todo un privilegio que se ha podido disfrutar en Almería gracias al programa 'Primavera Cultura' del Área de Cultura del Ayuntamiento de Almería.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios