Cine

Bochum acoge mañana los Premios del Cine Europeo

  • La capital de la de la Cuenca del Ruhr, antítesis del glamour, se prepara para entrega de galardones

La Cuenca del Ruhr, antiguo corazón minero de Alemania, acoge mañana la gala de los Premios del Cine Europeos, cuyas candidaturas fueron anunciadas en la última edición del Sevilla Festival de Cine Europeo, con la francesa Un prophete, de Jacques Audiard, como máxima acaparadora de candidaturas y los españoles Pedro Almodóvar y Penélope Cruz entre los aspirantes a galardón.

El vida de un inmigrante árabe en una prisión francesa, filmada por Audiard e interpretada por Tahar Rahim, acumula seis nominaciones -mejor película, director, actor, guión, camarógrafo y el premio a la Excelencia-. Le sigue numéricamente la oscarizada Slumdog Millionaire, de Danny Boyle, con cinco nominaciones -entre ellas, al mejor filme-, mientras que la española Los abrazos rotos aspira a galardón para su director, Almodóvar, su actriz, Penélope Cruz, y a la mejor música, para Alberto Iglesias.

Las restantes candidatas al premio máximo como filme del año son la británica Fish Tank, de Andrea Arnold; la sueca Lat den Ratte Komma inj, de Tomas Alfredson; The Reader, de Stephen Daldry; y la alemano-austriaca Das weisse Band, de Michael Hanecke.

Las competidoras de Cruz en la carrera al premio como mejor actriz son Kate Winsley (The Reader), Charlotte Gainsbourg (por Antichrist), Katie Jarvis (Fish Tank), Yolande Moreau (Seraphine) y Noomi Rapace (Man som Hatar Kvinnor). A Almodóvar le disputan su galardón Arnold (Fish Tank), Audiard (Un prophete), Boyle (Slumdog Millionaire), Hanecke (Das weisse Band) y Lars von Trier (Antichrist).

Almodóvar tiene un amplio historial como "recogedor" de premios del cine europeo. En 1988 se llevo el galardón al mejor filme "joven" con Mujeres al borde del ataque de nervios; en 1999 se llevó el de mejor película, con Todo sobre mi madre; repitió con el máximo premio en 2002, con Hable con ella y en 2006 Volverse llevó cinco galardones -entre ellos, al director y la actriz, Cruz-.

A falta de ver lo que depara la noche al dúo Almodóvar-Cruz, otros dos pesos pesados del cine europeo tienen asegurada la ovación: el director británico Ken Loach y la actriz francesa Isabelle Hupert, que recogerán los premios de honor del año.

De acuerdo a la tradición rotatoria de la Academia, la ceremonia se celebrará en esta ocasión en Bochum, en el corazón de la Cuenca del Ruhr. Tras las galas de años anteriores en ciudades como Barcelona, Londes, Roma, París, Varsovia y Copenhague, además de Berlín -sede de la Academia- ahora se optó por la descentralización absoluta, en una ciudad que es antítesis del glamour y cuyo nombre dice poco o nada a muchos de los visitantes extranjeros a la gala.

La razón de ello está en la promoción de la ciudad, integrada en la capitalidad cultural europea que en 2010 recae en la Cuenca del Ruhr. En esta ocasión tal capitalidad no recae en una ciudad, sino en el conjunto de núcleos urbanos -53- concentrados en una región donde viven 5,3 millones de habitantes.

En el pasado exponente de riqueza minera e industrial, la Cuenca del Ruhr pretende ahora aplicar creatividad a sus pozos cerrados y plantas desmanteladas, para desplegar ahí un amplio programa de eventos a lo largo de todo 2010.

La gran noche del cine será la rampa de lanzamiento internacional de esa capitalidad europea, con una gala que llevará a Bochum las presencias de los aspirantes, además de los homenajeados Loach y Hupert, así como los oficiantes de la ceremonia, entre ellos las actrices españolas Victoria Abril y María Valverde.

Ahí estarán el actor británico Ben Kingsley, el director polaco Andrzej Wajda -premio FIPRESCI de la crítica por su filme Tatarak- y, por supuesto, Wim Wenders, presidente de la Academia Europea.

Wenders fue, junto con Ingmar Bergman y otros cuarenta cineastas, fundador en 1989 de la Academia, nacida como respuesta continental a Hollywood, para lo que crearon unos premios llamados inicialmente Felix, en clarísima alusión a los Oscar. De la denominación inicial se pasó luego a los neutrales Premios del Cine Europeo. Su núcleo son 2.000 miembros repartidos por todo el continente, de cuyas votaciones dependen los galardones que repartirán desde una sede cinematográficamente atípica, Bochum.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios