El Boletín de los Museos de Terque llega al número 100 rescatando 'cosas viejas'

  • Tras nueve años editándose todos los meses en formato papel, también se puede consultar y leer de forma gratuita en la web del Museo

El Boletín Museos de Terque, cumple su número 100. Nueve años de existencia, haciendo "Apología radical de las cosas viejas" como dice su subtítulo.

Su andadura comenzó en enero de 2006. El entonces museólogo Francisco Benavides y su director Alejandro Buendía, lo pusieron en marcha como un medio para acercar los Museos a vecinos y visitantes. Su formato siempre ha sido el mismo, 4 páginas a todo color, y su periodicidad mensual.

Sus contenidos han ido evolucionando. En los primeros números, las noticias de las actividades llevaban el peso. En la actualidad los contenidos son, en su inmensa mayoría, temas de investigación etnográfica, referentes a la historia y costumbres de la provincia de Almería.

Nunca ha sido una publicación localista. Los Museos de Terque tanto en sus investigaciones, publicaciones, exposiciones, o colecciones, son fruto de una labor provincial. El Boletín ha intentado compaginar lo científico, con una divulgación marcada por la sencillez y la amenidad, con el fin de llegar a todos los públicos.

Sus contenidos recogen secciones fijas como Viaje al Tiempo detenido, donde cada mes se comenta una fotografía de las colecciones del Museo. La sección Archivo de Escrituras Cotidianas donde van apareciendo documentos sacados del Archivo de Escritura Popular. Documentos escritos por la gente de la provincia en los que dejaron testimonio de su vida y de sus sentimientos. El Museo custodia más de 10.000 cartas y documentos de este tipo.

Un ejemplo es la redacción de la niña Eduarda Luque en el Diario de clase de la escuela de Rioja.

"Rioja, día 18 de Mayo de 1960

Ejercicio sobre lo que me gustaría ser. Lo que a mi me gustaría ser cuando fuera mallor es Monja ya que ellas tienen el cielo seguro, claro que tienen que sacrificar esta vida y ademas tambien hay que tener vocación.

Pero yo me creo que no tengo carácter para monja ya que mejor sera que me haga modista pues coser me gusta muchisimo y ademas me divierte mucho, ser yo la maestra de muchachas que iran a mi casa a coser. Pondre un taller en Almería y pienso pasarlo muy bien.

Pero antes tengo que aprender a coser bien, este verano me iré a la Sección Femenina pues creo que allí se aprende de todo baile, costura el hogal y de todo. Pero mas vale que dejemos el tiempo pasar y que Dios disponga lo que hay que ser y lo que seré. Eduarda Luque"

Otro ejemplo de sus contenidos podría ser la fotografía de la Camioneta de Terque. "El Viaje al tiempo detenido nos lleva a Terque, a un día de invierno, de mediados de 1920. En esta maravillosa imagen, la Pasajera que hacía el trayecto Terque Almería. El coche, es un Chevrolet, modelo "Statión Wagon", propiedad de Emilio Porras Martín. El auto tenía tres filas de asientos, con tres categorías y precios 1ª, 2ª y 3ª clase, en el que cogían hasta 10 personas.

Según recuerda su nieto, Emilio Martínez Porras (Terque 1919-), el auto hacía un único viaje al día, salvo los domingos que descansaba. Salía por la mañana, sobre la ocho, regresando por la tarde. Tardaba más de una hora en hacer el trayecto. Como no había puente para cruzar el río Nacimiento, las temporadas en las que traía mucho agua, no había viaje. Sorteaba el río por Alhabia, cogiendo la cuesta del Camino del Arco hasta entrar a Terque por las Eras, donde tenía la parada y la cochera, -que hoy se conserva, propiedad de Trino Tortosa-.

Emilio recuerda " cuando la Cuesta del Arco estaba mojada por la lluvia, se ponía una mula que teníamos, atada con una cadena al coche para subirlo y que no patinara."

Si buscamos detalles se puede ver, sentado al volante al conductor, que se llamaba Marcelino, los neumáticos de la marca Michelín, la bocina que sobresale en la parte delantera del conductor o la baca con una rueda de repuesto, maletas y sacas posiblemente del correo. El fotógrafo busca el momento de su llegada. Un grupo de mujeres jóvenes en ropa de abrigo se saludan, sólo alguna de ellas busca la mirada de la cámara.

Como ligero equipaje aparece un pequeño bolso de viaje, una gran sombrerera y dos jaulas de pájaros. Entre ellos se reconoce al niño apodado Frasco Papas, a Ángeles Paniagua -la anciana del pelo blanco-, besándose su hija Emilia Alonso y María Ruiz, en la puerta subida, Ángeles Alonso. También se reconoce a Blanca De Cara, Encarnación Cantón, María Rodulfo y Dolores, la cocinera de la casa de los Alonso. La fotografía la conserva Mario Rodríguez Alonso en un negativo de cristal de 12x9 cm. Su autor posiblemente fue uno de los Hermanos Paniagua Porras, Julio o Emilio, aficionados a la fotografía.

Con el Número 100, se han incorporado dos nuevas secciones, La Modernista y Diario de Avisos. La Modernista, la centenaria tienda de tejidos, es el espacio dedicado en los Museos de Terque, a la historia de la vestimenta y los tejidos. La nueva sección, con su nombre, se abre para ir conociendo y divulgando la indumentaria que lucieron nuestros antepasados. El Diario de Avisos acerca al lector a anuncios de prensa históricos o curiosos.

Desde sus primeros números el Boletín contó con el apoyo del Ayuntamiento de Terque, y con el patrocinio del Área de Cultura de la Diputación de Almería.

Desde enero de 2013, el Boletín se autofinancia exclusivamente con las aportaciones de los suscriptores, que lo reciben impreso en papel. El Boletín se envía a interesados de toda España o incluso fuera como a Chile, donde lo recibe Orietta Escamez, una actriz, con familia oriunda de Terque.

También se puede leer gratuitamente en la página web del museodeterque.com, donde se sube todos los meses y desde donde se puede descargar. Cada mes recibe más de 1000 visitas.

Con el boletín se ha conseguido dar a conocer las colecciones, los trabajos de investigación y las actividades de los Museos de Terque.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios