El Centro Pérez Siquier que reunirá unas 100 obras del fotógrafo se abre el viernes

  • Una selección de la obra del fotógrafo almeriense se podrá contemplar en un edificio que cuenta con 500 metros cuadrados

  • Será inaugurado por Luis Lafuente, Director General de Bellas Artes y Patrimonio Cultural

Fotografías de la serie 'La Playa', una de las más laureadas del fotógrafo almeriense. Fotografías de la serie 'La Playa', una de las más laureadas del fotógrafo almeriense.

Fotografías de la serie 'La Playa', una de las más laureadas del fotógrafo almeriense. / archivo fundación casa ibáñez-cosentino

Todo está preparado en Olula del Río para inaugurar el próximo viernes, 29 de septiembre a las 12 horas el Centro Pérez Siquier, que reunirá cerca de 100 obras del fotógrafo almeriense, Premio Nacional de Fotografía en el año 2003.

El acto estará presidido por Luis Lafuente Batanero, Director General de Bellas Artes y Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura. También intervendrán Antonio M. Pascual, Alcalde de Olula del Río; Santiago Alfonso Rodríguez, miembro del patronato de la Fundación de Arte Ibáñez Cosentino y Director de marketing de Grupo Cosentino; Juan Manuel Martín Robles, Director de la Fundación de Arte Ibáñez Cosentino y director de los museos de la Fundación y Carlos Pérez Siquier, fotógrafo y Premio Nacional de Fotografía 2003.

El Centro Pérez Siquier se encuentra ubicado junto al Museo Ibáñez. Se trata de un edificio de nueva planta que tiene una doble función. Por un lado, la conservación, custodia, digitalización y gestión de todos los fondos que integran el archivo (negativos y diapositivas originales, copias de autor, documentos y publicaciones) y por otro lado, como museo permanente dedicado a la obra del insigne fotógrafo, que abarca su producción de más de sesenta años, desde las imágenes en blanco y negro de la segunda mitad de los cincuenta, donde La Chanca tiene un indudable protagonismo, pasando por los hallazgos del color en los setenta y ochenta, que han otorgado al autor el calificativo de "pionero" en la escena de la vanguardia fotográfica internacional, hasta sus series de más reciente creación.

Para Andrés García Ibáñez, Presidente de la fundación, la materialización del Centro Pérez Siquier es una iniciativa sin precedentes en España, pues "es la primera vez que se dedica en nuestro país un museo monográfico a uno de los grandes autores clásicos de la historia de la fotografía española, que además custodiará todo su legado".

La trascendencia de esta iniciativa cultural es aún mayor si pensamos que en el contexto nacional los museos de fotografía son prácticamente inexistentes y la fotografía no goza aún de un reconocimiento equiparable al resto de disciplinas artísticas más tradicionales.

El centro Pérez Siquier se ubica junto al Museo Ibáñez de Olula del Río, en unos terrenos que el pintor Andrés García Ibáñez donó al consistorio olulense para la materialización de la "Ciudad de la Cultura". Un proyecto del que el Centro Pérez Siquier es la segunda dotación cultural que se materializa.

La titularidad de este nuevo inmueble, por tanto, es municipal, pese a ser su construcción sufragada íntegramente por la fundación. El ayuntamiento, mediante la firma de un Convenio, cedió la gestión del nuevo Centro a la fundación por un periodo de cuarenta años.

El edificio, de una sola planta baja, tiene una superficie de 500 metros cuadrados. Su proyecto de ejecución ha sido redactado por Ángel Ibáñez Ceba, prestigioso arquitecto urbanista albojense radicado en Pamplona.

Consta de cuatro grandes salas de exposición permanente, archivo, almacén, aseos y un gran patio de 200 metros cuadros que funcionará simultáneamente como zona de exposición al aire libre y terraza-bar. El edificio se ha construido con estructura metálica, que se oculta íntegramente al exterior con fábrica de bloque blanco y al interior con particiones de panel prefabricado de yeso. Todas las salas tienen iluminación cenital natural mediante lucernarios en las cubiertas.

El estilo arquitectónico del nuevo museo puede calificarse de racionalista; está dotado de volúmenes blancos de gran pureza y una gran reja azul que dialogan y se integran con el complejo arquitectónico precedente del Museo Ibáñez, una tipología ecléctica y racional a un tiempo por su integración de ciertos discursos clásicos en clave posmoderna. El volumen más alto del conjunto, exento, se ha aplacado con Dekton, el nuevo material de gran dureza para el revestimiento global de la arquitectura, diseñado por la empresa Cosentino.

Carlos Pérez Siquier se muestra muy ilusionado y feliz con la apertura de este centro que lleva su nombre y que albergará su obra para el disfrute de todos. No puede ocultar su felicidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios