Clasijazz celebra sus 15 años con una gran fiesta de la música en el Maestro Padilla

  • Más de 100 músicos de todas las edades, bailes, artistas invitados y lleno total para festejar los tres primeros lustros de esta Asociación por donde han pasado las grandes figuras del jazz

El Auditorio Municipal Maestro Padilla registró el domingo un lleno absoluto para soplar las velas del quince cumpleaños de Clasijazz. Una fiesta en la que no faltó ninguna de sus formaciones, por orden de intervención: Dixieland Clasijazz con Al Swing y Al Cabo, Big Bandarax, Little Big Band, Brass Band, Big Band Clasijazz Swing & Funk y también la nueva Big Band en su sección latina; tampoco las colaboraciones de los cantantes Mar Hernández, Sara Marcos, Sensi Falán y Sergio Núñez, y el buen humor de Pepe Céspedes.

Era un día para disfrutar de la pulsión más enérgica del jazz en sus múltiples vertientes y Pablo Mazuecos y los suyos eligieron para ello las piezas más divertidas y frescas del género, a veces incluso sumergiéndose en arreglos de canciones populares como el Superstition de Stevie Wonder, el Hay un amigo en mí de la conocida película Toy Story o Why can't we ge friends de Smash Mouth. Incluso la fiesta ya comenzó antes, con la Brass Band y los componentes de la asociación Al Swing y Al Cabo bailando desde el Paseo Marítimo hacia el Auditorio, con una comitiva que seguía la música como al flautista de Hamelín.

El glamour de la Dixieland, la juventud virtuosa de la Big Bandarax y la niñez de la Little Band brillaron en la primera parte de un espectáculo que contó con un vídeo con distintos saludos, como los de Ramón Prats, Ramón Cardo o el reputado saxofonista y compositor Perico Sambeat, como interludio.

En la segunda parte, aparecería la cálida voz de Sara Marcos junto a la Swing & Funk, y las de Mar Hernández, Sensi Falán y Sergio Núñez junto a la más reciente formación Latin, en canciones como Y sin embargo, Bésame mucho, Muñequita linda, Dos gardenias o el Son de la Loma popularizado por el cubano Trío Matamoros.

El cierre de un decimoquinto aniversario que se alcanzó con tanta pulsión de vida que, sin lugar a dudas, augura muchas más alegrías para los amantes de Clasijazz en los próximos años. El público disfrutó de tres horas de buena música con una Asociación que ha acercado el jazz en Almería a todos y por donde han pasado en 15 años las grandes figuras del jazz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios