Clemente Gerez expone en el centro cultural de Garrucha

  • Es uno de los mejores pintores con la técnica de la espátula

La pintura de Clemente Gerez no deja indiferente, impresiona la perfecta técnica con la espátula, el gusto por los ocres, las figuras llenas de vida, y la atmósfera de tierra plena de sol, los tejidos rústicos y bellos, vistiendo seres sencillos, ricos de presencia. Clemente Gerez se define "como pintor impresionista, abstracto, figurativo, todo un poco. Pero más que pintor, yo creo que estoy pintando el alma, porque tu ves una pared donde estás viendo la piedra, la cal, el azul, y ni existe la piedra, ni existe el azul, ni existe la cal, una tela con una pincelada que, en este caso, es una espátula lo que lleva la pintura".

Desde principios de los 90, trabaja con la técnica actual. Su obsesión es aligerar todo lo posible la materia de las composiciones, refinándola con la espátula hasta liberar al lienzo de todo lo superfluo. Es esa cesión de protagonismo de la espátula al lienzo lo que caracteriza la forma de trabajar el cuadro de Clemente Gerez. La espátula no sirve para que la materia conforme la figura, sino para eliminarla al máximo y sacar la textura del lienzo a la superficie.

En cada obra se deja a sí mismo y su tierra, garruchero de horizontes infinitos, una tierra en la que dice haber tenido la suerte de nacer. Hasta el próximo día 10 de agosto se puede contemplar parte de su obra en el Centro Cultural de Garrucha. Después, en marzo del próximo año expondrá en New York, como en el pasado abril lo hizo en Tokio, El Escorial, Madrid y Roma.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios