Depedro consiguió llenar el Apolo con una propuesta 'diferente'

  • El artista demostró que es un gran músico tocando varios instrumentos

El teatro se llenó para ver y oír a Jairo Zabala. Un artista reconocido por su trayectoria con la Vacazul, y últimamente con el grupo norteamericano Calexico. Un joven madrileño que ha saltado de la barra del bar a los escenarios, con su guitarra y las canciones de un proyecto que tiene futuro internacional.

Depedro es el nombre artístico y comercial de su nueva aventura en solitario y que le trajo hasta Almería para cantar en el Teatro Apolo en la noche del viernes. Se llenó el teatro para escucharle y acompañarle cantando míticos pasajes de sus canciones.

Y la voz del público sonó, como coro, en Llorona o Comanche, entre otras.

Una cita con la música diferente. Un autor e intérprete de canciones que cautiva y con unas letras que llegan dentro. Vino acompañado de un grande, el alemán Martin Wenk, miembro del grupo americano Calexico.

Un hombre orquesta que acompañó a Depedro con la mandolina eléctrica, con el vibráfono, con varios elementos de percusión, con su voz, con la trompeta (con o sin sordina) o con varios aparatos sofisticados de electrónica e informática al servicio de la música. Un auténtico crack en lo musical. Una gran fiesta de la música.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios