Duende & Essence mezcla la música y el arte en una noche inolvidable

  • Llenazo en el Teatro Apolo en el estreno de este nuevo grupo almeriense

El espectáculo de Duende & Essence cautivó el jueves a un Teatro Apolo que se llenó hasta la última butaca para ver en acción a espectaculares artistas fusionando músicas que, como manifestaba desde el escenario el propio Diego Cruz, uno de los protagonistas de la noche, "se pueden mezclar con tacto".

Con mucho tacto, con un arte que saltaba por encima del escenario y un trabajo que se podía 'respirar' desde la platea, después de "un año ensayando y viéndonos para lograr este resultado", las voces de Cristo Heredia y Diego Cruz, la primera flamenca y la segunda profunda y polivalente, dictaron el rumbo para el racial y carismático baile de Ana Alonso, acompañados todos por las guitarras de Antonio Luis López, Cristi Santiago y Antonio Gómez, así como el cajón, las palmas y la percusión de Moisés Santiago.

El flamenco marcó el camino, soberbiamente salpicado por el jazz, el soul y diversos ritmos magistralmente mezclados con la raza, el arte y el buen hacer de un grupo de músicos de alta categoría, que emocionaron, cautivaron y dejaron con ganas de mucho más a un público de por sí entregado.

Seguidillas, bulerías, jazz, soul, tango y músicas de los más grandes, con guiños a Ketama, desfilaron por un escenario que transpiraba arte y esencia, duende y magia por sus cuatro costados.

Especialmente aclamada fue Ana Alonso, con un genio y un arte dignas de una bailaora que apunta muy alto y que va a triunfar en los tablaos sin ningún género de dudas, sobre todo si se rodea de músicos y artistas de un nivel tan alto como los que anoche la acompañaron en el Teatro Apolo, para culminar una noche dulce y espectacular, llena de magia, flamenco y esencia.

Después de este concierto, el del estreno, la emoción contenida se hacía presente en los componentes de esta formación, y por supuesto, se mostraron muy felices de haber dado lo mejor de si en una noche de las que difícilmente se pueden olvidar. Y es que la clave de esta formación está en que confían unos en los otros, en que saben de antemano que todo va a salir muy bien. Eso hace que grandes profesionales como son todos ellos al final hagan arte, y eso el público siempre lo agradece, como ocurrió el jueves.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios