Ensalada templada de espinacas, langostinos y vinagreta de tomate

  • Para cuatro personas:500 g. de espinacas frescas n 1 tomate grande maduro n 16 langostinos frescos n 16 almejas n 120 g. de beicon n 2 dl. de aceite de oliva virgen extra n 3 dientes de ajo picado n Vinagre de yema n Sal y pimienta n Decoración: Crujientes de puerro frito en juliana.Elaboración:Montaje del plato:Trucos y consejos:

lPartir el tomate por la mitad y rallarlo. Aderezar con el vinagre de yema, sal y pimienta. Reservar.

lLavar bien las almejas y ponerlas en una sartén con un poco de aceite de oliva. Taparla y calentar un par de minutos hasta abrir las almejas al vapor. Retirarlas y reservar junto con el líquido que sueltan.

lPelar los langostinos, trocear el beicon en tiras y picar los ajos.

lPoner al fuego una paellera con un poco de aceite y freír el beicon. Añadir los langostinos junto con el ajo picado. Salpimentar y dejar un par de minutos al fuego.

lIncorporar las espinacas lavadas y hacerlas otros 2 minutos, removiéndolas constantemente.

lRociarlo todo con unas gotas de vinagre de Yema.

lColocar en los bordes del plato unas hojas de espinacas frescas como decoración.

lDisponer en el centro del plato la ensalada templada y añadir la vinagreta de tomate.

lA continuación, disponer las almejas abiertas y los langostinos a gusto de cada comensal. Regarlo todo con el caldo de las almejas y decorar con el crujiente de puerro frito en juliana.

lServir en seguida, ya que se trata de una ensalada templada.

lVinagre de yema. El vinagre de yema, el de mejor calidad, se llama así por ser el que se saca del centro de la bota de crianza, y que está en medio como la yema en el huevo de la gallina.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios