Famosospara pasar miedo...

La noche de Todos los Santos se ha convertido en una cita ineludible para las celebrities que aprovechan la complicidad de esta fiesta para meterse en la piel de todo tipo de personajes tenebrosos.

Tras dos años en Los Angeles, la modelo alemana Heidi Klum ha conseguido que su fiesta de Halloween sea uno de los eventos más esperados por la jet set de Nueva York.

Klum invitó en esta ocasión a 300 personas al distinguido club 1Oak, donde lució un disfraz de gato con el que parecía una atractiva Catwoman. Tan conocida es su afición a los disfraces que, cuando apareció en la Gala de los Oscar enfundada en un impresionante vestido rojo de Galliano, la prensa no dudó en bromear con que su pasión por Halloween se le había ido un poco de las manos.

En fiesta anteriores, Heidi apareció ataviada de serpiente del paraíso con manzana roja sobre su barriga de embarazada o vampira salvaje. Pero esta vez fue la actriz Teri Hatcher quien le robó todo el protagonismo gracias a un traje de Reina de Corazones. A pesar de la espectacularidad del atuendo de Hatcher, los comentaristas televisivos más maledicientes han apostillado con sátira mordaz que la protagonista de Mujeres Desesperadas es la invitada perfecta a una fiesta de estas características, ya que su excesiva delgadez le hace parecer el típico esqueleto que los americanos cuelgan en estas fechas detrás de la puerta.

Paris Hilton también optó por hacer un guiño a la obra cumbre de Lewis Carroll y acudió a la celebración con un conjunto 'ligerito' listo para adentrarse en la madriguera del conejo blanco. Esta versión de Alicia no ha sido el disfraz más aplaudido de la multimillonaria. El año pasado, sin ir más lejos, hizo alarde de su estilosa ironía, y se presentó ante la alta sociedad neoyorquina vestida de presidiaria. Un sombrero a juego con su vestidito blanco y negro, le sirvió para hacer un desplante a todos aquellos que la señalaban con el dedo tras su ingreso en prisión.

Los actores Diane Kruger, Joshua Jackson y Matt Dillon así como el director Julian Schnabel acudieron a una fiesta en la Madison Avenue, mientras que algunas mamás como Tori Spelling, Jennifer Meyer o Marcia Cross se dieron cita un año más en Mr Bones para que sus hijos jugasen y eligiesen las calabazas más divertidas para decorar su casa. En el caso de Leonardo DiCaprio o Courteney Cox no podían faltar a la fiesta de disfraces que cada año organiza Kate Hudson en su casa.

Por otro lado, la esposa de Will Smith, vestida de superwoman, y su hija, convertida en brujita por un día, quisieron contribuir con una fiesta benéfica para apoyar las causas infantiles.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios