Festival de Teatro de El Ejido

Gira de quince años para honrar la muerte de su abuelo Dimitri

  • La compañía aragonesa Teatro Che y Moche llegó con la obra ‘Oua Umplute’ al Festival ejidense. Combinaron música y humor negro en una noche cíngara

Un abuelo fallecido y unos nietos que quieren honrar su muerte actuando por todos los sitios que los reclaman. Así comenzó la representación de la obra Oua Umplute a cargo de la compañía Teatro Che y Moche. Después de que haya transcurrido más de dos tercios del Festival de Teatro, la originalidad quedó patente con una propuesta de música, humor y teatro.

Según dijeron los artistas, llevaban quince años viajando por todo el mundo tocando canciones ucranianas, húngaras, judías y rusas para honrar a su abuelo Dimitri. “No se lo deseo a nadie”, aseguraron los músicos.

Las piezas musicales raramente estaban acompañadas por la voz de alguno de los músicos. Uno de los momentos que más carcajadas propició entre los asistentes fue cuando los artistas recibieron una llamada de su abuela. Los músicos le aseguraban que se encontraban en París y así todo los asistentes repetían al unísono: “Oui, Oui”.

Con un cuadro de su abuela Tatiusa, encontraron un parecido con una mujer del público con la que bromearon en varias ocasiones: “Es una doble de nuestra abuela”, dijeron.

Alternaban las historias con músicas de distintos estilos de países como Rusia. Conectaron con el público en todo momento y bajaron del escenario para interactuar con los asistentes.

La Carpa de la Plaza mayor no registró su mayor entrada en la noche del sábado.

Los momentos cómicos fueron enlazando durante toda la noche con la música de violín y guitarra que interpretaban los distintos actores.

Una corona de flores y las cenizas de su abuelo provocaron peculiares momentos durante toda la actuación.

En uno de los momentos, las cenizas de su abuelo cayeron al suelo. Tras empezar a discutir los tres hombres, la chica limpiaba el suelo con una fregona. Había acabado en un cubo.

En la actuación, había distintas variaciones en el ritmo.La música pasaba de lenta a más animada en cuestión de segundos. Hubo un punto de inflexión en la representación: “Nada de funeral, empieza la fiesta”. Y como en todas las verbenas españolas llega el momento de las peticiones, los artistas interpretaron de manera breve dos canciones de David Bisbal.

Otro de los momentos que más gustaron al público fue cuando uno de los artistas pretendía vender rifles a los presentes en la Carpa de la Plaza Mayor.

Los intérpretes de la obra son Kike Lera, Eugenio Arnau, Teresa Polyvka y Joaquín Murillo. La destreza al violín de la única chica impresionó a los asistentes a la representación.

TeatroChe y Moche ya cumplen diez años en el panorama teatral aragonés. Su forma de trabajo siempre intenta ser creativa y combinar las distintas artes que se pueden combinar en un espacio escénico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios