'Gurruminancias' de la compañía Zacatín, pisa fuerte en el teatro aficionado

  • Los actores, de Olula de Castro, hicieron reír a los asistentes al espectáculo celebrado en el Apolo

El Teatro Apolo volvió a ser testigo en la noche del miércoles del talento que respira el teatro aficionado en la provincia. La obra Gurruminancias, de la compañía Zacatines, de Olula de Castro, brilló y deslumbró a los asistentes con un teatro cómico clásico, pero casi recién salido del horno. Esto es así porque uno de los dos entremeses que se presentaron era un estreno absoluto. Y es que el texto de Gurruminas, que es su nombre, fue liberado en castellano antiguo por la Biblioteca Nacional hace apenas un año, y ahora ha sido traducido y versionado por Mariano Sopedra, el mismo que se encargó del primer entremés y que ha dirigido esta obra.

Gurruminancias cuenta la historia de un alcalde y su mujer, un tanto más mandona que él. Ambos, cada uno por su lado, están empeñados en acabar con los gurruminos y gurruminas del pueblo, es decir, los calzonazos y las "esposas amorosas". Tarea que finalmente les acaba saliendo por la culata y dando una lección. Todo ello expuesto con versos de Teatro Clásico y mucho humor. Humor que hizo reír a los cerca de 200 asistentes que casi llenaron el Teatro Apolo durante la hora y media de duración de la obra.

Hay que destacar la frescura de todos y cada uno de los actores y actrices que participaron. En concreto, Manuel Martínez, Josefina Martínez, Germán Usero, Emilia Martínez, Isabel Miralles, Driss Hakam, Francisca Uroz, Juan Antonio Cerezo y Elena Martín. Todos ellos hicieron gala de su naturalidad y buen hacer sobre el escenario. Tal y como lo han hecho los del resto de compañías participantes en esta sexta edición del Programa Estable de Teatro Aficionado. Dromoscopio y Strafalarium derrocharon arte sobre las tablas del Apolo con sus obras Tu ternura molotov y Uvas para tres.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios