Javier Escobar homenajea a Liszt con un concierto en Las Puras

  • El pianista almeriense ofreció una actuación en el bicentenario del nacimiento del compositor húngaro, en una actividad organizada por 'Amigos de la Alcazaba'

Unas 100 personas se dieron cita anoche en la iglesia de las Puras de la capital para escuchar el concierto a piano del almeriense Javier Escobar. Este concierto organizado por la Asociación 'Amigos de la Alcazaba' primera actividad de música clásica de la organización quiso rendir homenaje a uno de los músicos y compositores más importantes del Romanticismo como fue Franz Liszt.

La presidenta de Amigos de la Alcazaba, María Teresa Pérez, quiso agradecer a las religiosas del Convento y en especial, a la Madre Abadesa María del Mar por el permiso y por las facilidades para realizar el concierto.

Pérez dejó bien claro que "es la primera vez que Amigos de la Alcazaba organiza un concierto de este tipo pero no será el ultimo, ya que contamos con una programación cultural que queremos que contribuya a dotar de una mayor vida a nuestro centro histórico, tarea que compartimos con otros colectivos e instituciones y con la que nuestra Asociación se encuentra comprometida".

Pérez recordó que este año se conmemoraba el bicentenario del nacimiento de Franz Liszt. "Es uno de los músicos más representativos del Romanticismo. Toda su vida y sus composiciones musicales van a girar en torno al piano. Fue un intérprete que alcanzó el reconocimiento en su época".

Con respecto al pianista que ofreció el concierto, Javier Escobar, inició sus estudios en Almería, y luego se trasladó a Madrid para finalizar el Grado Medio bajo la dirección de Cecilia de Yurre en la Academia Santa Cecilia, obteniendo las máximas calificaciones. Posteriormente, ingresa en el Real Conservatorio Superior del Escorial, donde se gradúa en Pedagogía del piano con los profesores Graham Jackson, Lydia Rendón y Anatoli Povzoun.

Escobar hizo un concierto anoche dividido en dos partes, basado en el romanticismo mas profundo y apasionado, con un repertorio que giró en torno a lo religioso y místico. En la primera hizo Dos Nocturnos de los tres originarios, concretamente el Uno y el tres. El primero representa el amor sagrado.

Luego hizo 2º Balada y Funerales, una de las obras que reflejan la faceta espiritual y religiosa del compositor. Pertenece a una colección de piezas para piano solo llamada Armonías poéticas y religiosas, que Liszt publicó en 1853.

En la segunda parte, Escobar interpretó Leyenda nº 2. San Francisco de Paula marchando sobre las aguas.

A continuación hizo Estudio de concierto 'Un sospiro', último de los tres estudios para concierto que compuso en 1848 y concluyó con Después de leer a Dante (Fantasia quasi sonata), también conocido como el "Dante" Sonata para piano solo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios