Almería, tierra de cine La obra definitiva para conocer los entresijos de los rodajes

José Enrique Martínez lanza un volumen con la historia del cine en Almería

  • La obra 'Cabalgando hacia la aventura. Almería y la industria del cine' , editada por Círculo Rojo cuenta con 900 páginas donde se habla de rodajes, decorados, proyectos e incluso se da una lista de películas que no se rodaron en la provincia

Editorial Círculo Rojo acaba de publicar el libro Cabalgando hacia la aventura. Almería y la industria del cine que ha escrito el profesor e investigador cinematográfico José Enrique Martínez Moya. Esta obra de alguna manera el mayor volumen hasta ahora dedicado a todo el cine rodado en Almería, donde en varios capítulos, a través de los distintos géneros se hace un gran repaso a los rodajes realizados en Almería desde el año 1951 hasta la actualidad.

Curiosamente, José Enrique en su obra de 900 páginas aporta una gran cantidad de fotografías, algunas de ellas hasta ahora inéditas y también al final del volumen hace un listado de películas que jamás se rodaron en Almería y que a lo largo de los años se han incluido en folletos y algunos libros como rodadas en parajes de la provincia. Aparte como apéndices en la obra se incluyen los decorados que sirvieron para el rodaje de películas algunos de los cuales ya han desaparecido y también el listado de los rodajes.

En 1951 se produce el primer rodaje de un largometraje en Almería. "A partir de esa fecha, la década de los cincuenta es tanteada por todo tipo de producciones, preparando lo que sería una increíble avalancha años más tarde. Un sol perenne, temperaturas excepcionales y un paisaje muy peculiar y variado fueron la clave. En la época de los sesenta fue cuando realmente la industria tomó cuerpo y se empezaron a realizar grandes producciones en España e Italia, con grandes medios y una excepcional mano de obra, barata eso sí. Ahí quedaron las producciones de Samuel Bronston y otras grandes películas, de las que destaca la maravillosa y excepcional obra del genio inglés David Lean, Lawrence de Arabia", comenta José Enrique Martínez Moya.

Luego llego la época del reinado de los western a la europea. Fue el momento de la llegada de Sergio Leone a Almería, el auténtico descubridor de esta provincia para el cine. Su primera película Por un puñado de dólares se rodó en 1964. El éxito fue arrollador y su director saltó a la fama y se convirtió en un mito. Luego rodaría La muerte tenía un precio y El bueno, el feo y el malo. Clint Eastwood, el protagonista de sus tres primeros westerns, se convirtió en toda una estrella y empezó a ser requerido por sus compatriotas, cuando años atrás era un actor secundario.

Desde esos años de esplendor a hoy han pasado muchas cosas en el mundo del cine hecho en Almería. Tras la época de los westerns luego llego un periódico de decadencia, que luego se amortiguó con rodajes de películas españolas hasta llegar a un período donde Almería era el lugar ideal para el rodaje de anuncios y algunos videoclips.

Carlo Gaberscek escribe en la presentación de la obra que "Almería , una tierra que con su variada realidad física, gracias al cine, se ha convertido en un inimitable espacio antológico del imaginario, parque temático de tantos lugares posibles, pero principalmente escenario co-protagonista de cientos de westerns. El desierto de Almería es, de hecho la única parte del mundo, después del oeste americano, que ha contribuido de manera determinante y duradera a construir y alimentar el mito del oeste".

Por su parte, Olivier Billiottet sostiene que "para todo amante del cine, del verdadero cine, del que nos hace penetrar en lo imaginario, Almería es el lugar mítico. Un día me decidí a descubrir en persona este lugar que conocía solamente por la gran pantalla. Recorrí este desierto magnífico, me impregné del calor y de la fortísima luz y comprendí de donde venía ese perfume tan particular de todas las películas mágicas: Almería, el lugar en el que son materializables las ilusiones, el material del que se forjan los sueños".

Tal fue la importancia de la Almería cinematográfica que el Gobierno aprobó la construcción del aeropuerto y antes de finalizar la década de los 60 un Decreto hizo levantar grandes expectativas. Almería, el Hollywood europeo, contaría con la base necesaria para poder rodar todo tipo de producciones, sin limitaciones. Pero todo fue un sueño ya que el tiempo dejó claro que no se hizo nada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios