El cantaor Juan Gómez presenta el 7 de noviembre su disco 'Flamenco cabal'

  • El primer álbum de este gran cantaor de 66 años ha sido producido por Marcos Escánez · El acto de presentación tendrá lugar en la Diputación de Almería, organismo que ha patrocinado la grabación

Juan Gómez es un cantaor de Almería, de los de siempre, de los de toda la vida, de cuando en esta ciudad apenas se contaba con 3 ó 4 aficionados que fuesen capaces de subirse a un escenario con cierta solvencia para cantar flamenco. Con 66 años de edad, muchos kilómetros recorridos en este arte y un zurrón lleno de buenos cantes, Juan Gómez presenta su obra prima el día 7 de noviembre en el Patio de Luces de la Diputación de Almería a las 20:30 horas.

Las formas cantaoras de este artista ya escasean. Se podría decir que es una especie en peligro de extinción. Hoy en día es dificilísimo encontrar un cantaor en el que se den tantas buenas características: un personal fraseo, el eco natural, el conocimiento, la entrega, el gusto, la profundidad, el lamento, la queja y la flamencura.

Afortunadamente, se ha podido grabar esta forma de decir y de sentir. No hubo tanta suerte con su malogrado hermano José, que falleció prematuramente; pero Juan deja el testimonio de su arte en este soporte digital. Diez cantes con la guitarra de Antonio Luis López y producido por Marcos Escánez, le sirven para entrar en la discografía flamenca por la puerta grande.

Este trabajo aparece coeditado por La Hidra de Lerna (proyecto editorial de Marcos Escánez y Francisco Joaquín Cortés) y Discos Probéticos (el sello discográfico de Enrique Morente); está patrocinado por la Diputación de Almería y colabora la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco.

De esta forma, y a pesar de su trayectoria transgresora, el Maestro Enrique Morente reconoce la importancia del flamenco más ortodoxo y más enraizado, así como la importancia de Juan Gómez como un cantaor de máximo nivel. Ambos sellos (la Hidra de Lerna y Discos Probéticos), inician con este disco una colección que titulan Culto al Flamenco, y que promete algunas alegrías para este arte.

La mencionada colección pretende editar obras de interés para el estudio y la divulgación de este arte que tuvo su origen en Andalucía y que se ha extendido a todos los rincones del mundo. Alejados de intereses comerciales, pretenden crear una línea de trabajos que representen un homenaje permanente al Arte Flamenco.

Juan Gómez Belmonte nace en el barrio almeriense de Pescadería, en marzo de 1942. Hijo de Ramón y de Catalina, es depositario de una dinastía de buenos aficionados, que si bien no contó con ningún antecedente cantaor, abundó en conocedores y dominadores del palo más difícil, saber escuchar.

No cabe duda de que su afición se inicia durante la infancia, escuchando a sus mayores, durante las largas reuniones familiares que se convocaban con cualquier motivo como excusa aglutinadora, aflorando en alternancia con los fandangos, tarantos y granaínas grabadas por los grandes del momento, y los desaparecidos cantes autóctonos del pueblo de Carboneras, de donde es originaria esta larga familia.

Los años de juventud son una época clave para Juan Gómez, cuando los gramófonos eran elementos inaccesibles para las familias menesterosas, y había que arrimarse de forma sigilosa a las reuniones de aficionados, unas veces al calor del padre, otras en las faldas del tío, y otras al amparo del tranco de la puerta de la taberna de turno.

Las referencias donde se miraban los jóvenes entonces eran el Maestro Ricardo El Armero, Manuel Ruiz Blanes, conocido como Manuel El Cantaor, Antonio El Portugués, los tres aficionados a Manolo Caracol, y Pedro El Portugués que cantaba por Cepero.

Con muy corta edad, los hermanos Gómez, Juan y su hermano José empezaron a destacar entre los muchos aficionados que apuntaban en el barrio. Una de las primeras intervenciones de Juan tuvo lugar en la Plaza San Sebastián, en el concurso organizado por el Club Onice, obteniendo el primer premio.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios