López Alegría: "No hay tiempo para aburrirse en el espacio, se pasa volando"

  • El astronauta de origen español que participó ayer con una conferencia en las IV Jornadas de Astronomía asegura que "desde el espacio son muy llamativos los invernaderos de Almería"

El astronauta español Miguel López Alegría llegó ayer a Almería, para participar en las IV Jornadas de Astronomía que organiza el Ayuntamiento de Almería y que cuenta con el patrocinio de Unicaja. Precisamente, ayer mantuvo un encuentro con la prensa en el Gran Hotel Almería, acompañado de Francisco Moreno de Unicaja y de Pedro San José, coordinador de las Jornadas.

López Alegría consideró que "mi presencia en estas Jornadas ha sido una visita relámpago, porque hace dos semanas que contactaron conmigo. No había estado antes en Almería, pero si la he visto muchas veces desde el espacio".

El astronauta señaló que "yo desde el espacio no he visto nunca la Muralla China, pero los invernaderos de Almería se ven con mucha facilidad, es algo llamativo y muy obvio".

López Alegría que ha trabajado con americanos y rusos señalaba que "el transbordador americano es mucho mas sofisticado y mas avanzado, pero a su vez es más sensible. Ha sido muy interesante participar en ambos programas para ver las diferencias".

Este astronauta americano de origen español manifestaba que "después de una misión tenemos una época de rehabilitación y luego damos un informe de como ha sido la misión y luego pues damos una gira para explicar como ha sido la misión. En mi caso he hecho cuatro misiones, y ese desafío ya lo he cumplido, y estoy a la espera de otro desafío más interesante".

Entre bromas, López Alegría señalo que "un astronauta es humano y está hecho de carne y hueso. Aparte de tener una formación técnica, hay que saber trabajar en equipo, capacidad para aprender y tener hambre por lo desconocido. En principio no es tan difícil".

El astronauta declaraba ayer en el Gran hotel que cuando está en una misión lo que más se echa de menos es la familia. "En mi caso echaba mucho de menos a mi hijo que tenia entonces ocho años. Aunque tenemos muchos recursos de comunicación para poder estar con la familia, no es lo mismo no dormir bajo el mismo techo".

"La primera vez que subí al espacio fue muy interesante, me sentí como un niño en una montaña rusa. Vives con ansiedad cuando te acercas a la subida, pero lo repetirías enseguida", dijo López Alegría que matizaba que "no hay tiempo para aburrirse en el espacio, se pasa el tiempo volando. Además tenemos muchos medios de comunicación con los amigos y familiares. Hay películas, hay libros".

El astronauta señalaba que "hacer una misión al espacio es una experiencia única, y luego salir y hacer un paseo por el espacio es la parte mejor del postre. Es duro físicamente, pero estamos en un entorno tan magnifico que es muy bonito, lo que pasa que hay poco tiempo para disfrutar".

Para el astronauta de origen español, "cuando he ido al espacio he perdido kilos, porque la comida no es interesante y tampoco hay vino ni cerveza, ni nada. Nunca tuve la sensación de tener apetito. En lo que respecta al sueño, al final del día estaba cansado, me acostaba enseguida, pero me constaba dormirme. Me despertaba mucho, debido a esa sensación que tienes de no estar tumbado", confesó.

Finalmente, López Alegría explicaba que "para ser astronauta no hay que ser Supermán. De cualquier forma hemos hecho un experimento de como dormíamos cuando estamos en el espacio, también se han tomado muestras de orina y sangre para ver como el cuerpo se adapta a la comida durante la estancia en el espacio".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios