López Escánez ofrece una exposición muy colorista en el Faro de Roquetas

  • El artista almeriense presenta una serie de óleos figurativos y otros abstractos

El pintor almeriense Luis Matías López Escánez vuelve a exponer su obra, después de cuatro años. El artista, que ahora reside en Rioja expone 33 obras, entre óleos y acrílicos en el Faro de Roquetas de Mar hasta el día 31 de octubre. El artista ofrece una serie de obras de una calidad excepcional, como son las obras abstractas oníricas.

López Escánez es un pintor autodidacta que nació en Almería el 19 de mayo de 1956. Realizó estudios sobre dibujo y pintura en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Almería. Ha participado en numerosas exposiciones tanto colectivas como individuales.

Su obra pictórica se encuentra en colecciones particulares y centros oficiales de España, Francia e Inglaterra. Actualmente se dedica exclusivamente a la pintura y tiene numerosos encargos entre ellos retratos y otros temas. El artista muestra en el Faro de Roquetas una parte de obra realista y otra parte dedicada a la abstracción. Sin duda, hay tres bodegones que López Escánez ha conseguido realizar partiendo de la abstracción, que son tres grandes obras de arte.

López Escánez ha estado durante varios años viviendo en la estación de ferrocarril de Benahadux, donde montó su taller. Ahora en una nueva etapa artística, López Escánez cuenta con un estudio para hacer realismo y otro estudio, en un sótano, para pintar esas abstracciones oníricas. "Soy obsesivamente perfeccionista en mi obra, y eso hace que muchas veces cuando estoy cansado de pintar obras realistas, me vaya a hacer abstracciones y así poder descansar la mente".

El crítico de arte, Juan Lorencio, señala que "Luis Matías, como artista inquieto, también ha incursionado en la pintura abstracta. Su curiosidad por la búsqueda en el mundo del color, no podía quedar indiferente, aunque, en su caso, ha sido una fuga del mundo tormentoso de la imagen al descanso de la abstracción. Un reposo para evadirse de los demonios que atormentan al verdadero artista".

"En sus cuadros surgen veladas formas identificables, aún en sus obras más abstractas. En su contemplación nos adentramos en un mundo sensual, de vibraciones de luz y sonido, aunque su personalidad, fácilmente perceptible, se eleva siempre sobre la técnica", afirma Lorencio.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios