María Malo: De Tarifa a La Habana

"Que tengo un amor en La Habana y el otro en Andalucía..." Así comienza uno de los tangos más populares que compuso Antonio Burgos para mayor gloria del desaparecido Carlos Cano, Habaneras de Cádiz. Mucho de este amor por ambas tierras ha puesto María Malo en la nueva colección que ha creado para su marca de ropa Mala Mujer by María Malo, una firma tarifeña que gana adeptos temporada tras temporada.

Bajo el título R-evolución la joven diseñadora madrileña afincada en la localidad gaditana desde hace varios años, presenta para la próxima temporada una colección que no se aleja de sus señas de identidad: frescura, sensualidad, juventud, color, verano, deportes, mar, viento... pero que va más allá. María sigue viajando. Si el año pasado, María Malo buscó inspiración entre los tesoros escondidos de la milenaria cultura azteca, no en vano la colección se llamaba Lost Souls in Mexico, esta vez se ha marchado a Cuba. Mala Mujer quiere que quien luzca su ropa, un público que va madurando con la marca, lo haga al ritmo del son cubano, entre mojitos, palmeras, olas y golpes de cadera. Sus populares camisetas, emblema de la casa, dejan paso a vestidos largos con el blanco puro como marca de la casa, chaquetillas urbanas, y mucha apuesta por el jean oversize,. Y también ropa de baño, como era lógico en una marca de ropa nacida en Tarifa: biquinis y bañadores para ellas y ellos (en la línea Malo para hombre) que, eso sí, son aptos sólo para cuerpos muy cuidados. En cuanto a los tejidos, el algodón, presente en toda la colección, cede protagonismo al vaquero y las sedas. Porque si algo tiene claro esta chica (sí, sí, la figura que se esconde detrás de la marca responde al de una jovencísima diseñadora que podría ser una princesa posmoderna amante del surf y los atardeceres de Valdevaqueros) es que quiere seguir investigando y creciendo y con ella su marca: Mala Mujer by María Malo. Las cifras hablan por sí solas: ocho tiendas propias, más de doscientos puntos de ventas repartidos por toda la geografía española y la llegada a mercados exteriores como Italia y Holanda. Quién sabe si un día llegue Mala Mujer a La Habana a montar su Revolución.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios