Miguel Peidro: "Mi pintura quiero que provoque emociones al público"

  • El genial artista nacido en Alcoy, presenta por primera vez su obra en Almería, concretamente en la galería de arte Argar, donde estará hasta el día 13 de octubre

El artista Miguel Peidro expone por primera vez su obra pictórica, centrada en la actualidad en los paisajes, en Almería. Lo hace en la galería de arte Argar (General Tamayo, 9) hasta el 13 de octubre. Sus paisajes son de un gran realismo. El artista sorprende con su pintura y con los formatos de su obra. "Estos formatos gustan mucho en Japón, donde he estado exponiendo cuatro veces", comenta.

El pintor de Alcoy que lleva más de 30 años dedicado a la pintura de forma autodidacta se muestra encantado de la atención que le han prestado en Argar. En esta exposición presenta 50 obras de formatos variados. "Me gusta que la gente disfrute de mi pintura, que venga a ver la obra y la disfrute, sin más. No quiero que se pongan a pensar, solamente quiero que cuando se marche tenga la sensación de haber disfrutado con la pintura".

Nacido el 12 de junio de 1950 en Alcoy, Peidro es un pintor enamorado de las cosas sencillas. Y ese enamoramiento por la pintura le lleva a cuidarlas, a mimarlas y a imprimirles una palpitación poética de arte y maestría. En la actualidad su obra se encuentra sembrada por todo el mundo en colecciones particulares.

"En mi obra se mezcla la pasión por la pintura y la pasión por la naturaleza. Por eso es fácil entender que la mayor parte de mi obra sean paisajes. Yo suelo andar mucho por el bosque, la naturaleza es para mí la vida. En unos días me voy a los Picos de Europa, y en esos 'paisajes es donde yo me siento agusto. No quiero modas, pinto lo que me gusta. No sé si lo hago bien o lo hago mal, pero por lo menos hago lo que m gusta", comenta Peidro.

La obra de Peidro se caracteriza por ser paisajes abiertos, con ausencia de la figura humana, donde a través del óleo reproduce luces del día en todas las estaciones del año, experimentando e innovando con los colores, tonalidades y matices. Sus paisajes irradian sosiego y relajación. Son, ante todo, autenticas obras de arte, porque tiene un gran dominio sobre el dibujo y eso se deja ver en toda su obra.

La sencillez de Peidro se deja ver cuando asegura que "nunca podría decir que soy un pintor de todo. Cuando me salgo del paisajes y de lo que me gusta investigar sobre esta temática siento que estoy haciendo algo que no va conmigo". El artista apunta que "mi pintura no necesita que se comprenda, yo quiero que la gente la sienta. Quiero transmitir sensaciones, emociones, no quiero que piensen mucho".

Con el paso del tiempo, Miguel Peidro ha ido evolucionando. "Suelo ser muy critico conmigo mismo. Nunca te sientes bien al cien por cien con la obra, puesto que cuando pasa un cierto tiempo y los veo en una galería me doy cuenta que hice algo en cada obra que lo mismo no tenía que haber hecho. Pero yo de los errores suelo aprender, pero ante todo, me gusta trabajar".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios