El Museo Pedro Gilabert acoge la instalación 'Al hilo de la memoria' de Maxwell

  • La instalación de este genial artista se podrá ver en Arboleas hasta el 24 de julio

Un vídeo grabado en un campo de girasoles marchitos de Córdoba es el punto de partida del nuevo trabajo de Mark Maxwell. Para verlo el espectador tiene que acercarse a una gran estructura de madera similar a un granero (construida por el artista en la Sala Temporal del Museo Pedro Gilabert) y asomarse por una de sus escotillas.

El interior del granero parece una cámara de los antiguos cortijos, en el cual se ven "objetos olvidados" (cajas, botellas, maletas viejas, fotografías etc). Proyectadas sobre los objetos y las paredes interiores de la cámara se ven las imágenes del campo de girasoles.

En palabras de Maxwell, "la instalación trata de memorias, nostalgia, esperanzas abandonadas, secretos y también redescubrimientos". El artista identifica como su fuente de inspiración para este trabajo la obra del cineasta ruso Andréi Tarkovsky, "el poeta del cine", cuyas películas están cargadas de intimismo y belleza.

El que quiera dejarse provocar por la nostalgia puede visitar Al Hilo de la Memoria en la Sala Temporal del Museo Pedro Gilabert, desde ayer viernes, 5 de junio al 24 de julio.

Como actividades complementarias se podrá ver un DVD con una compilación de clips de películas de Andréi Tarkovsky, así como un taller en el cual Mark Maxwell compartirá con los participantes su técnica de pintura. Completan también la exposición una serie de pinturas del artista, realizadas con óleos y finas láminas de metal aplicados sobre tableros de aluminio, con una pátina química cuyo resultado evoca paisajes abstractos en aparente estado de flujo.

Sin duda, se trata de una instalación que llamará poderosamente la atención de todas las personas que acudan al Museo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios