Las Orquestas Infantil, Joven y el Coro St. George emocionan en su concierto

  • Magníficas interpretaciones el pasado sábado en el Maestro Padilla, en un programa solidario a favor del almeriense Jorge García que tiene que tratarse un cáncer poco frecuente en Suiza

La palabra que describe la sensación que se siente al escuchar a los niños de la Orquesta Infantil de Almería y el coro del colegio St. George de Roquetas de Mar, y a los adolescentes de la Orquesta Joven es emoción.

El sábado, como broche de oro a la temporada, ofrecieron dos conciertos en el Auditorio Maestro Padilla, los más pequeños, en la primera parte, y la juventud, tras el descanso, que atrajo el interés de los almerienses y les despidieron de pie con numerosos aplausos. Durante las dos horas de actuación, demostraron su calidad y, sobre todo, la pasión que ponen al interpretar cada uno de los instrumentos.

La evolución de estos jóvenes músicos, la cantera de la Orquesta Ciudad de Almería, es más que evidente, pero resulta espectacular en el caso de los más pequeños. La Orquesta Infantil se formó en octubre de 2014 y apenas dos meses después dieron su primer concierto en el Aula de Cultura de Cajamar, donde los niños, desde 8 años, ya tuvieron bastante mérito con tocar delante de 300 personas y lograr que sonaran de forma conjunta.

Apenas un año y medio después, la interpretación de la banda sonora de Piratas del Caribe, bajo la dirección de Salvador Esteve, demuestra una evolución espectacular. El público podía trasladarse a través del sonido a las aventuras de esta afamada película, sentía la emoción de esta composición y la belleza de la música clásica.

Ilusiona comprobar cómo el esfuerzo de los más pequeños, unido a su calidad técnica, se ve recompensada con interpretaciones como las del sábado. Lo mismo se puede decir del Coro del Colegio St. George de Roquetas de Mar. Francisco Martínez realiza un extraordinario trabajo con estas voces angelicales que hicieron las delicias interpretando River (La Misión) y He lives in you (de la película El Rey León).

Maravilloso concierto de la Orquesta Joven de Almería (OJAL), bajo la batuta de Michael Thomas, en el que los músicos reflejaron su maestría con los instrumentos. La OJAL ya es un conjunto de músicos con un virtuosismo extraordinario a pesar de su juventud, y algunos de ellos incluso deleitaron con unos magníficos solos.

En esta línea, participaron como solistas Pablo Iborra (flauta), Diego Rodríguez y Francisco Maldonado (trompetas) y Beatriz Sierra (violín), en una hora para disfrutar con compositores de la talla de Sibelius, Mozart, Vivaldi, Borodin y Svendsen. La expresividad musical, dominio técnico y nuevamente pasión que mostraron sobre el escenario hizo las delicias del público.

Asistir a un concierto de la Orquesta Joven o la Orquesta Infantil de Almería es siempre un placer pero si su celebración tiene además un componente solidario, la satisfacción es mucho mayor.

El Área de Cultura, Educación y Tradiciones del Ayuntamiento de Almería decidió, con el apoyo de la OCAL, colaborar con Jorge García, el joven almeriense de 23 años, estudiante de Medicina, al que se le diagnosticó un cáncer poco frecuente que no tiene tratamiento en España.

El público con su masiva asistencia también puso su grano de arena para que Jorge García pueda realizar el tratamiento, como explicaron al inicio de la actuación, en Suiza. También se pueden hacer aportaciones en www.sosjorge.org.

Hay un libro de reciente publicación que trata de acercar la pasión por la música clásica bajo un título llamativo Mozart mola y Bach todavía más. Los niños y jóvenes que el sábado actuaron en el Auditorio Maestro Padilla ya saben la felicidad que proporciona la música clásica y están compartiendo en sus conciertos la pasión por los grandes compositores.

La concejala de Cultura, Ana Martínez Labella, se mostraba también muy satisfecha al comprobar los resultados del patrocinio por parte del Ayuntamiento de Almería del proyecto musical de la Orquesta Ciudad de Almería. La música clásica se vive con intensidad y emoción en Almería. El público se marchó del Auditorio Maestro Padilla rebosante de felicidad y contentos de haber asistido durante 120 minutos a un gran espectáculo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios