La voz de Ruth Lorenzo emociona a los almerienses en su recital en el Apolo

Los zapatos de tacón por el suelo, guitarra en mano, voz incombustible, flores entrelazadas con los instrumentos dándole un sello personal a la escena, y un continuo diálogo con el público. Ruth Lorenzo es una mujer de armas tomar, una artista valiente, que el sábado enamoró a los almerienses que llenaron el Teatro Apolo con sus deliciosas canciones y la cercanía con los seguidores.

"Para mí este concierto es como estar en el salón de mi casa y cantar a mis amigos. Es lo que me gusta hacer y ese es mi propósito hoy. Me gusta cantar en la ducha, en Eurovisión y aquí". Fue la declaración de intenciones de una artista diferente, a la que los almerienses acompañaron con devoción en su actuación, disfrutando de las canciones de sus tres discos, Planeta Azul, la posterior reedición y el nuevo, Loveaholic, el mismo nombre de la gira, y que se estrenará el próximo 9 de marzo, entre ellas la ya exitosa Good girls don't lie.

Canciones mayoritariamente en inglés, algunas en español, en un viaje emocional por diferentes estilos musicales, desde el jazz a la bosanova y con especial acento en el rock, y en las que el protagonismo lo tiene esa voz poderosa y la personalidad de la artista. Incluso se atrevió con una improvisación y a cantar sin micrófono, sentada en las escaleras del escenario, con el único apoyo de su guitarra y ante la atenta mirada de sus fans. Hora y media de declaración al amor y al desamor, de historias personales y compartidas seguramente por todos los presentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios