San Sebastián, una capitalidad cultural "inestable"

  • La dimisión de Itziar Nogeras, directora general del proyecto, pone de nuevo en entredicho el normal desarrollo de Donostia 2016.

El alcalde de San Sebastián, Juan Karlos Izagirre, ha reconocido este miércoles que Donostia 2016 está ante "una nueva crisis" después de que su directora general, Itziar Nogeras, anunciara ayer su intención de dimitir, y ha dicho que el "reto" que tiene la Fundación de la Capitalidad Cultural es dar "estabilidad" al proyecto.

Izagirre, en un encuentro con periodistas, ha hecho "autocrítica" como presidente de la Fundación 2016 y ha admitido que "no se ha acertado" en dar "estabilidad" a la oficina de la Capitalidad Europea de la Cultura, ni en su política de comunicación, ni tampoco en "la transparencia" que esta debe tener. No ha desvelado las razones por las que Nogeras anunció ayer su intención de abandonar el cargo, aunque ha asegurado que su decisión causó "sorpresa" y "aturdimiento" a todos los representantes del Patronato de la Fundación -Ayuntamiento, Diputación, Gobierno Vasco y Ministerio de Cultura-, que está respondiendo a esta situación "con unanimidad" en la defensa "firme" del proyecto. Él además se sintió "hasta cierto punto dolido" por las formas empleadas por Nogeras, con las que había conversado por la mañana y quien de manera inesperada citó a la prensa para las seis de la tarde, aunque después de retrasar su comparecencia finalmente la desconvocó, una "gestión" de comunicación que el alcalde cree que "no fue la más correcta".

Ha explicado que Nogeras, a la que se pidieron 24 horas para que reconsiderara su decisión, le expuso algunas quejas por la mañana, entre ellas que tenía "sensación de falta de confianza" en el seno de la oficina. Izagirre pensó, sin embargo, que con los puntos que iba a aprobar el Patronato se daría "respuesta" a algunas de sus reclamaciones, como la contratación de más personal y la creación de la figura de coordinador del programa cultural, tarea de la que se encargará el bertsolari Xabier Paya. "Con Itziar Nogeras he mantenido relaciones de tú a tú como presidente de la Fundación 2016. Ella de vez en cuando me manifestaba su malestar, pero no imaginaba que iba a hacer las cosas como las ha hecho", ha recalcado. Ha precisado que por la mañana le dijo que se encontraba en "una situación de mucha tensión" y que incluso había pensado en dimitir, pero que su impresión fue que iban "a ver qué pasada en el Patronato y que las cosas se resolverían poco a poco".

El alcalde donostiarra ha transmitido un mensaje de "tranquilidad" y "serenidad" porque el proyecto de 2016 saldrá adelante "sí o sí", para lo que cree que es necesario lograr "la implicación de la ciudadanía". Ha señalado que, de hecho, ayer se aprobaron asuntos en el Patronato "en positivo" y se presentaron propuestas "brillantes" para el programa de la Capitalidad, que quedaron "en la sombra" por el anuncio de la directora general. Ha asegurado que la oficina está trabajando "excepcionalmente bien", que el trabajo realizado por Nogeras desde su polémico acceso al cargo hace siete meses ha sido "óptimo" y que esos planes a los que ayer dio su visto bueno el Patronato se han llevado adelante bajo su dirección.

Izagirre ha subrayado que, independientemente de si Nogeras continua o no, el próximo reto de la Fundación 2016 es dar la estabilidad al proyecto que ahora no tenía, pero ha rehusado aclarar si ello supondría la salida de algún miembro del actual equipo. "Se tomarán las decisiones que haya que tomar", ha afirmado, tras lo cual ha señalado que existen propuestas para un nuevo organigrama o incluso para reincorporaciones.

El alcalde ha contestado a muchas preguntas en esta comparecencia, aunque también ha habido cuestiones en las que no ha querido entrar, como el choque que Nogeras mantiene con la directora cultural, Guadalupe Echeverría, y si esta mala relación está entre las causas de su decisión de dejar el puesto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios