"Siempre reivindicaremos lo frívolo y lo superficial"

Han compartido aventuras como Kaka de Luxe, Alaska y Dinarama y Alaska y Dinarama aunque es la andadura con Fangoria la que, posiblemente, más satisfacciones les ha dado tanto a Alaska como a Nacho Canut. Con esta agrupación, nacida durante una noche de Halloween de 1989, han conseguido tanto el reconocimiento general de crítica y público como una madurez y solvencia que, en Absolutamente, resulta evidente desde el primer al último corte. A punto de visitar el próximo miércoles la FNAC de Sevilla para una firma de discos durante la que atenderán a todos sus seguidores, los mejores conocedores de los territorios techno y electrónicos de nuestra música, se confiesan en esta entrevista enamorados de estilos mucho más folklóricos.

-¿Es verdad que, artísticamente, les atrae mucho Andalucía?

-Nacho Canut: Sí. La personalidad trágica del flamenco nos encanta. Es algo oscuro, entre la tragedia y el drama. Nos seduce más que como género, como concepto. Y también nos gustan las letras, el desgarro de la Pantoja, la Jurado…

-Parece que quisieran ser una de ellas…

-Alaska: No porque no servimos (risas). Eso tienes que llevarlo metido en los genes. Sí hemos hecho versiones de clásicos como Ese hombre o Encrucijada, de Marifé de Triana.

-¿En qué momento personal de Alaska y Nacho Canut llega Absolutamente?

-A.: En uno muy bueno. Tranquilo. Lo que pasa es que, hace 20 años, si nos hubieras hecho esa pregunta te habríamos respondido lo mismo. Nunca pasa nada. Sólo si tú te mueves.

-Una de las constantes de su trayectoria es la defensa de la superficialidad. ¿Por qué?

-N.C.: Es interesante el sentido del humor que posee la gente superficial y del que carecen los que presumen de "profundidad". Siempre reivindicaremos lo frívolo y lo superficial aunque no seamos ni una cosa, ni otra.

-Juntos han pasado, saliendo victoriosos, numerosas etapas. ¿Se consideran unos supervivientes?

-N.C.: Estamos vivos, por lo tanto, sí, somos supervivientes. Además, continuamos dedicándonos a lo que queremos.

-¿Y cuál es el secreto para no quedarse estancado en una etapa y sonar actual?

-A.: Cuando todo lo que ofreces es material nuevo y tú escuchas y conoces grupos nacionales e internacionales, vives en el mundo. Aparte, hemos intentado no tocar ni versionar piezas antiguas y seguir adelante. En todo caso, ahora sí que podríamos recuperar cosas de antes porque, gran parte del público que nos sigue, ya no las conocería.

-N.C.: Hay una base que nos identifica pero, si no existiera en nosotros ese interés por evolucionar, contamos ya suficiente repertorio para recorrernos todos los pueblos de este país.

-Han grabado con una técnica llamada pista salvaje… ¿En qué consiste eso?

-N.C.: Pues que, una vez entra la banda, se usan tomas completas sin ir pegando trozos.

-A.: Se hace lo mejor que puedas y sepas puesto que, el efecto final, es lo que importa. Aparte, hay una pista en la que se susurra, se grita, se gime… Se supone que, lo que queda, son resultados espontáneos e irrepetibles.

-Vamos, volviendo al principio de esta charla, igual que las grandes figuras de copla con las orquestas, ¿no?

-A.: Más o menos. Lo que sí son tipos de profesionales distintos. En mi caso, como no me siento intérprete ni buena cantante, prefiero que sea la tecnología la que sustituya esas carencias.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios