La sala 'La Sociedad' de Pulpí acoge una muestra de pintura del artista local Pedro Antonio

  • Se expondrán un total de catorce obras procedentes de distintas colecciones privadas

El Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Pulpí, Juan Bautista López, ha informado de la celebración en Pulpí, de la exposición del famoso pintor local, Pedro Antonio, que se realizara en la Sala La Sociedad y que estará abierta al público desde el próximo jueves 6 de Diciembre, hasta el domingo 16.

La inauguración de esta magnífica exposición tendrá lugar el próximo jueves 6 de Diciembre, Día de la Constitución, a las 13:00 horas en la Sala La Sociedad, y permanecerá abierta hasta el domingo 16 de Diciembre con los siguientes horarios, festivos y fines de semana de 18:00 a 22:00 horas y resto de la semana de 19:00 horas a 21:00 horas.

Serán un total de 14 cuadros los que se expondrán, provenientes siete de ellos del Ayuntamiento de Pulpí, propietario de estas obras, y el resto, llegaran procedentes de colecciones privadas, algunas de ellas no han sido expuestas antes al público.

Pedro Antonio Martínez nació en el término municipal de Pulpí, en la barriada del Convoy, el 29 de noviembre de 1886.

Hijo de una familia humilde, su padre Antonio Martínez Quesada era trabajador jornalero, su madre María Expósita, natural de Cuevas del Almanzora. No comenzará su formación pictórica hasta pasados los primeros 20 años de su vida. Hasta ese momento se había dedicado a las tareas del campo, sin ninguna enseñanza académica. Era hombre modesto y callado, persona muy sencilla y respetuosa, según cuentan los mayores.

Siempre donde estuviese tenía el gran recuerdo de su tierra. Sería gracias a otro paisano, Emilio Zurano, el cual había vivido una historia similar con anterioridad, por lo que Pedro Antonio Martínez cambie de paisaje y situación, en definitiva, de vida.

La pintura sería la vocación de Pedro Antonio y logró desarrollarla plenamente. En 1909 comenzó su aprendizaje en Madrid en el estudio de Eduardo Chicharro, que en aquel momento gozaba de un merecido prestigio. Personaje solitario y meticuloso en su oficio supo aprovechar el destino con un único bagaje: el tesón, la constancia; en definitiva, su sincero esfuerzo.

Pasada la época de formación comenzó a cosechar éxitos profesionales obteniendo, entre otros, la Medalla en la Exposición Nacional de Panamá en el año 1.917 y la Segunda Medalla a las Bellas Artes en 1924. Antes de la Guerra Civil viaja a Sudamérica y allí se pierde su pista.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios