Teatro Clásico de Sevilla trajo el mejor reflejo de Hamlet a Almería

  • El patio de butacas se llenó para ver este montaje que suma 10 nominaciones en los Premios Lorca

El Patio de Armas de la Alcazaba de Almería volvió a llenarse el jueves por completo para asistir a la representación de Hamlet, una adaptación de Alfonso Zurro del texto de Shakespeare perfectamente escenificada por la Compañía de Teatro Clásico de Sevilla. Así, el espacio monumental se convirtió en Elsinore, la ciudad donde acontece la obra y donde se debate entre la locura y la angustia el príncipe de Dinamarca, al que da vida el joven Pablo Gómez-Pando.

Teatro Clásico de Sevilla presentó a un Hamlet atemporal, con una puesta en escena impecable, aunque minimalista, austera, rodeada de ocho espejos que replican las imágenes de los personajes; el suelo cubierto por una tela blanca, y luego roja, negra creando diferentes sensaciones en los espectadores, que siguieron con atención toda la trama que rodea a la muerte del rey y la locura del príncipe de Dinamarca.

La tragedia más representada de Shakespeare estuvo escenificada por nueve actores, a cuál más brillante: Pablo Gómez-Pando, protagonista indiscutible; Manuel Monteagudo que encarna a Polonio; Juan Motilla (el rey Claudio), Amparo Marín (la reina Gertrudis), Rebeca Torres (Ofelia), Antonio Campos (Horacio), Manuel Rodríguez (Osric/ Sombra/Cómico), José Luis Bustillo (Rosencrantz/Marcelo / Cómico) y José Luis Verguizas (Laertes/Guildenstern/Cómico. Todos ellos consiguieron transmitir al público los sentimientos de cada uno de sus personajes (venganza, odio, amor, etc).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios