La colección de arte de José Manuel Marín llega a Roquetas

  • El Castillo de Santa Ana reúne obras hasta ahora poco conocidas de Gines Parra, Segura Ezquerro, Federico Castellón, Luis Cañadas, Jesús de Perceval y Capuleto

El alcalde de Roquetas de Mar, Gabriel Amat inauguró el pasado jueves en el Castillo de Santa Ana la exposición 'Vanguardias de la pintura almeriense y su presencia internacional' de la colección de José Manuel Marín. En este acto también estuvo la concejala de Cultura, Eloisa Cabrera y otros miembros del equipo de Gobierno. Fueron muchas las personas vinculadas al mundo de la cultura que no quisieron perderse esta exposición.

La muestra recoge una serie de obras, la mayoría hasta ahora no se habían expuesto, de autores como Gines Parra, Federico Castellón, Capuleto, Jesús de Perceval, Luis Cañadas, Segura Ezquerro. Para la ocasión se ha editado un excepcional libro donde una serie de especialistas y críticos de arte analizan la obra de los grandes autores almerienses en la colección de José Manuel Marín.

Antonio Díaz Ramos escribe un artículo sobre la colección de José Manuel Marín, mientras que José Manuel Marín realiza un análisis sobre la obra que posee de Ginés Parra; Gádor Sánchez escribe sobre Capuleto; María Carmen Fernández de Capel lo hace sobre Federico Castellón, Carmen Rubio Soler realiza un excepcional artículo sobre José Segura Ezquerro, pintor almeriense que triunfó en Cuba; María Dolores Durán escribe sobre Perceval, mientras que Antonio Bocero lo hace sobre Luis Cañadas. Destacar la gran colaboración de Dionisio Godoy.

La concejala de Cultura, Eloisa Cabrera apunta en el libro editado con motivo de la exposición que "José Manuel Marín es un apasionado por el arte y los artistas de nuestra tierra. Artistas que no siempre han podido estar y desarrollar su creación aquí, sino que se han visto obligados a elaborar y proyectar en tierras lejanas, como José Segura Ezquerro, Federico Castellón o Gines Parra, otros que han conocido el éxito fuera para volver a sus orígenes y trabajar aquí, como Capuleto y Cañadas, y otros que no se fueron nunca, enamorados de la luz y del color, como Perceval".

José Manuel Marín hace un análisis de obra de Ginés Parra. Asegura que "su obra es un reflejo fiel de su vida y carácter. Sus tonalidades son acordes con sus estados de ánimo, siendo un gran comunicador, no solo de lo que ve, sino de lo que siente en el momento. Parra elige la figura, el paisaje y el bodegón, como temas de expresión".

Por su parte, Gádor Sánchez Baraza apunta en torno a la obra de Capuleto que "existe una coherencia en su propuesta plástica que se apoya en la capacidad de concentración y síntesis de la tradición encontrando un lugar único y propio en ésta. A Capuleto le sirve cualquier pretexto, un desnudo, una mesa de mármol, un florero para transportarnos a un entorno cotidiano".

El núcleo de la colección que presenta José Manuel Marín corresponde con su producción de la década de los 50, "un momento de pleno madurez artística del pintor y plena efervescencia expositiva. En estos años su producción viaja a la Bienal de Alejandría (1955), a la colectiva londinense Some Twentieth Century Spanish Paintings (1956) y a la Bienal de Sao Paulo (1957), y algunas de esas obras recalan ahora en Almería".

Con respecto a la obra de Federico Castellón, la critica de arte María del Carmen Fernández de Capel sostiene que "en los Cuadernos de dibujos y apuntes de Castellón, la observación, la memoria visual y el inconsciente se unen para dar paso a los proyectos. En el tiempo material que va desde su concepción a la terminación, el artista indaga en sus personajes, estudia su psicología y la forma de vida, para después representarlos en diversas actitudes: nostálgicas, de soledad, de misterio, actitudes de realismo social, costumbristas y situaciones eróticas".

Capel afirma que "los apuntes nos muestran la gran facilidad que tenia Castellón para el dibujo. Es ágil y habilidoso, a veces su actitud creadora comienza con trazos clásicos, y luego va desviándose a una fantasía soñada o imaginada, quedando fuera de lo real. Es Castellón hombre de luchas, de rompimientos y de profundas inquietudes. Por tanto, la obra de Federico Castellón hay que entenderla desde el sentido amplio del arte, pudiendo abarcar cualquier modo de realización".

Carmen Rubio hace un extenso recorrido por la vida de José Segura Ezquerro, artista almeriense que muy joven se fue a La Habana en Cuba, donde desarrolló su producción creativa. "Los dibujos de niños de sus primeros años en La Habana, son posiblemente los que mejor ilustran su capacidad y virtuosismo. Son dibujos de línea segura y amplia que modela la suavidad de los rostros inocentes. Son dibujos firmes pero sensibles".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios