La esencia de las cuatro estaciones

  • La Orquesta Ciudad de Almería conquistó al público que llenó el Teatro Cervantes · Michael Thomas interpretó los solos de violín en un concierto que no dejó indiferente a ninguno de los presentes

Apenas tiene ocho años, pero mientras se coloca las gafas, Pablo explica que es un enamorado de la música de Mozart, que prefiere un concierto de música clásica a las cosas que normalmente atraen a los niños. Y que, aunque no demasiado, está aprendiendo a tocar el piano. A veces le asalta un pequeño atisbo de timidez, que rompe colocándose la entrada en la cara, a modo de antifaz.

La misma serigrafía elegida por la OCAL para presentar un concierto con el que consiguió ocupar prácticamente todas las butacas del teatro Cervantes. Un grupo de personas apura hasta el último momento y al lado del punto de venta de entradas, diez minutos antes de las nueve, hay cola.

Apagan luces y pisa tablas Michael Thomas,violín en mano, seguido de sus músicos. Suenan los primeros acordes del Concierto de Brandemburgo número 3 en Sol Mayor de Bach. Pablo está acodado en el balcón que ocupa con su padre. Tamborilea de cuando en cuando con los dedos. Mientras dura la primera pieza, detrás del escenario los que van a intervenir a continuación afinan sus instrumentos. Se hace la oscuridad y Thomas se queda bajo un foco. Primer solo de la noche. Luego, de nuevo acompañado, el Concierto en La Menor, también de Bach.

El plato fuerte, Las cuatro estaciones de Vivaldi, con el desgrane de cada una de ellas en sus peculiaridades. Algunos de los presentes cierran los ojos y deciden dejarse llevar por una melodía que les arrastra, convenciéndoles.

En el recital intervinieron como violines primeros, José Ángel Vélez, Marta Fernández, Ana Rebeca Orellana, María Araceli Morales, violines segundos, Ignacio Ábalos, Paloma Pierzchala y Veronika Nahapetian. Violas para Stuart Norman, María Almudena García y Clara García. Cellos con Alejandro Martínez, Paloma García y María Natividad Álvarez-Ossorio, contrabajo para Javier Rodríguez Mantilla de los Ríos y clave con Adrián López. Como director y concertino, Michael Thomas, que ha sido durante diez años máximo responsable de la Orquesta Joven de Andalucía (OJA) y actualmente dirige tanto a la OCAL como a la OJAL.

Su trabajo quedó ayer por la noche en evidencia durante el concierto ofrecido en el teatro Cervantes, con el que no dejó indiferente a nadie, los mismos que entre pieza y pieza, le dedicaban una fuerte ovación.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios