De la flamenca a la alta costura

Ha ocupado editoriales de las más prestigiosas revistas de nuestro país y de su taller han salido numerosos diseños de flamenca pensados para vestir a rostros conocidos como María Teresa Campos y su hija Terelu, Alejandra Osborne, Carla Goyanes o Rosario Mohedano. No obstante, a pesar del reconocimiento, Aurora Gaviño no pierde esa cercanía propia de quien ha pasado muchos años detrás del mostrador ateniendo a su clientela mano a mano. Por ella precisamente se ha embarcado en una aventura que, desde el principio, ha contado con un apoyo incondicional por parte no sólo de sus incondicionales sino de compradoras llegadas desde todos los rincones de nuestro país. "Me empezaron a solicitar modelos de fiesta dentro de mi filosofía y, poco a poco, me puse manos a la obra hasta que nació "Alma", una colección de 18 creaciones que ya he presentado en diferentes plataformas", explica Gaviño ilusionada con una apuesta aplaudida en Málaga, durante la Semana Internacional de la Moda de Cantabria o en eventos como Linda Sevilla, celebrado el jueves pasado en el Gran Casino del Aljarafe sevillano.

En cuanto a los tejidos y colores, la diseñadora no ha querido salirse de su marca y, bajo ese precepto genérico, ha utilizado, por un lado, la baptista y los encajes teñidos a mano o la licra -que ella considera "muy racial, sensual y femenina"- en tonos, por otro, que abarcan desde el negro al rojo pasando por la incorporación de novedades como el azafrán. Unos parámetros que definen a la perfección este estilo pensado para ser utilizado más allá de la Feria. "Muchas señoras quieren ir arregladas pero con marcado acento sureño", aclara Aurora. "Por mi parte, echaba en falta la posibilidad de reutilización de algunas prendas y por eso he pensado en una línea dentro de la que se incluyen algunas piezas muy de mañana".

¿Un tránsito difícil el de la gitana al cóctel? "Sí. Me ha costado", reconoce nuestra protagonista. "Hay tantos buenos profesionales que no pretendo ni parecerme, ni ser competencia de nadie. Al final, ha merecido la pena. Sin haberme casi anunciado, he tenido muchas visitas de personas interesadas en conocer sobre qué estaba trabajando". Perfeccionista desde la imagen genérica hasta los mínimos detalles, Gaviño ha pensado también en unos complementos a juego que tienen como resultado unos conjuntos a medio camino entre la modernidad y lo clásico, entre lo hippy y lo zíngaro. "Tengo que proponerme en serio viajar mucho más", concluye. "Los sitios y las gentes me aportan mucho e incluso, sin haber estado en algunos lugares, saco de ellos ideas que me acercan, por ejemplo, a la India, a Marruecos o a Turquía". Eso sí, antes de traspasar fronteras, Andalucía constituye la fuente principal de la que toma su inspiración esta mujer libre y, lo más difícil, con una inimitable personalidad propia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios