Los mitos de 'Soul Calibur'

Cuando hablamos de Soul Calibur nos referimos a una de las sagas de videojuegos más ferozmente genuinas de nuestro tiempo. Desde su origen en 1995, cuando Namco sacó a la luz Soul Edge (título original del juego), hasta nuestros días, ha sido un referente decisivo en el género de lucha, aportando en cada entrega un paso más allá en su propia e intransferible mitología. La leyenda de las armas sagradas Soul Edge y Soul Calibur comenzó cuando el malvado Cervantes, dueño original de Soul Edge, se enfrentó en combate a Sophitia, que logró destruir la espada corta de Soul Edge. Ella y el guerrero Takki creyeron terminar con Cervantes, pero no contarían con Nightmare, que se hizo con el poder de la espada y comenzó una matanza despiadada. Luchadores de todo el mundo se enfrentarán para destruir Soul Edge o para hacerse con su poder.

Hasta aquí un breve resumen de lo sucedido, que deja más o menos claro que cuando mencionamos mitología en Soul Calibur, lo hacemos en toda la extensión del término: desde el mismo arco argumental de la saga, hasta la morfología física de los personajes (exuberantes ellas, mastodónticos ellos), todo en este título de lucha está enfocado a presentar la estética épica definitiva. No entendemos por tanto que las dos versiones salidas al mercado para Xbox 360 y PS3 hayan cedido a la inclusión respectiva de Yoda y Darth Vader en sus dinámicas de juego. Y es que hablamos de una saga que se encuentra en la misma división que las de Street Fighter, Dead or Alive y Tekken (esta última también de la misma compañía). Supone por tanto un esfuerzo de grandes dimensiones que esta decisión, sea responsabilidad de quien sea, y a pesar de emparentar el presente título con el reciente y enloquecido Super Smash Bros Brawl, no empañe nuestra opinión con los vahos de la subjetividad.

Intentaremos olvidar por tanto el dislate lucasiano, y atenderemos a los muchos incentivos de esta nueva entrega, una vez más imbuida en la estética anime, que se desarrolla en multitud de escenarios por todo el mundo, espacio exterior incluido. Entre las novedades se encuentran la inclusión de la magia en los sistemas de combate, el terrible realismo en el resultado de los golpes (inaugurando en la saga tales niveles de detalle) y muchos movimientos especiales y nuevas técnicas de combate que podremos ejecutar. A la lista de clásicos (Kilik, Voldo, Taki, Sophitia, el samurai Mitsurugi) se incorporan siete personajes más, entre ellos Scheherezade, y para ampliar target, la gótica Ashlotte. Más de treinta contendientes en total, con la posibilidad de diseñar nuestro propio luchador con los objetos desbloqueados en la Torre de las Almas Perdidas, se enfrentarán en este legendario festival del porrazo que en breve contará con versión para Wii.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios