El musical 'Si Buda fuera tu vecino' llena de bailes el Maestro Padilla

  • El espectáculo fue interpretado el viernes por monjes budistas de un monasterio alemán

Volvieron a conquistar el Auditorio Maestro Padilla, como hicieron hace cinco años, y finalizaron las dos horas de espectáculo invitando al público a subir al escenario a cantar el mensaje universal de la paz y concordia, entre ellos el Lama Gangchen Rimpoche, la concejala de Cultura, Ana Martínez Labella, y el diputado provincial de Cultura, Antonio Jesús Rodríguez. Un musical interpretado por los monjes y monjas budistas recluidos en un monasterio en las cercanías de Berlín, agrupados bajo el título de United Peace Artists, que por primera vez han representado en España el espectáculo Si Buda fuera tu vecino.

El musical tiene como protagonistas a doce actores y bailarines, ahora monjes budistas dedicados al estudio y práctica de la meditación, y en las coreografías integran elementos y sonidos modernos, como el hip-hop, recreando el ambiente urbano de una gran ciudad, para trasladar el mensaje de que hay que desprenderse de lo cotidiano y trascender hacia la paz interior y exterior.

La propuesta estuvo repleta de canciones de plena actualidad, muy reconocibles al oído, a las que se les ha modificado la letra con textos para la reflexión espiritual, así como entretenidas coreografías, logrando un espectáculo redondo. Y, como regalo, continuaron el programa del viernes, en el Auditorio Maestro Padilla, con la música del grupo almeriense Los Vinilos.

Apoyados en proyecciones audiovisuales, con canciones de inglés y traducción simultánea al castellano, plantearon un musical estructurado en cinco escenas, con las que buscan responder a la pregunta '¿Qué pasaría si Buda fuera tu vecino?'.

De esta forma, la ambientación comienza con Buda, representado en la obra como Siddhi, que se encuentra con un Lama que se va a mudar a su mismo edificio, y comprueba las dificultades del mundo actual. En la segunda escena Siddhi se pregunta sobre el sentido de la vida y recibe los consejos del Lama. La tercera escena está visualizada en un estudio de baile, donde el Lama aparece como un coreógrafo. En la cuarta escena, Siddhi comprueba el sufrimiento de este mundo y renuncia a los placeres mundanos. Y, en la última, toma la decisión de dedicarse a la meditación, en el camino hacia la paz interior, exterior y mundial, ahora y para siempre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios